La evolución demográfica condena a ciudades como Zamora a la despoblación

Los estudios indican que la población se concentrará cada vez más en grandes núcleos y áreas metropolitanas. Zamora capital lleva varios años perdiendo habitantes y los municipios de su entorno aguantan mejor el tirón.

Casi la mitad de toda la población de España, el 40%, vivirá en 2030 en quince grandes ciudades de más de 300.000 habitantes, cuando ese porcentaje en 1950 rondaba el 15,6 por ciento, según datos de la División de Población de las Naciones Unidas. Este éxodo del campo a las grandes ciudades se repite en todas partes del mundo, aunque con matices. Para 2050 el 66 por ciento de la población mundial vivirá en zonas urbanas y, de ellos, el 14,4 por ciento lo hará en megaciudades, enormes urbes con más de 10 millones de habitantes.

 

Eso 'condena' a ciudades como Zamora a perder cada vez más peso poblacional, y eso se nota. Sólo en los últimos tres años, la capital zamorana ha perdido 1.531 habitantes: de los 65.362 de 2012 a los 63.831 del último dato de 2015. Y lo mismo ocurre con Benavente, Toro y Fuentesaúco, que también pierden población de manera notableUn fenómeno al que no son ajenas más que media docena de capitales de provincia y que afecta, en su contexto global, incluso a Madrid y Barcelona.

 

En el caso de Zamora, las ciudades de su tamaño, por debajo de los 300.000 habitantes, van a ir perdiendo peso poblacional. Una mala noticia para una ciudad que lleva perdiendo habitantes de su padrón desde 2007 de manera ininterrumpida y que forma parte del adverso contexto de la provincia, que está perdiendo habitantes desde hace décadas.

 

 

La globalización está detrás de este fenómeno que, de acuerdo a las estimaciones de la ONU, afectará especialmente a dos ciudades en España: Madrid y Barcelona. A salvo de esta cuestión están algunos municipios metropolitanos. Así, el área metropolitana de Madrid -que incluye a la capital y los municipios adyacentes- pasará de los 1,7 millones de habitantes que tenía en 1950 a 6,7 millones en 2030, un crecimiento que implica multiplicar por cuatro la población de la zona en menos de un siglo. Actualmente, Madrid y sus municipios más cercanos tiene una población de 6,1 millones de habitantes. 

 

Ocurre también en Zamora, salvando las distancias, con los casos de Morales del Vino, Villaseco, Entrala... municipios cercanos a la capital que están manteniendo o aumentando su población. Y lo mismo ocurre en las áreas de influencia de Benavente, Toro o Puebla de Sanabria, en las que hay muchas localidades que aguantan mejor el tipo que las cabeceras metropolitanas.

 

Detrás de este fenómeno están las promocines urbanísticas, que en los años del 'boom' del ladrillo se centraron en municipios del alfoz de las grandes capitales y que desplazaron a estas localidades a buena parte de la población, especialmente joven.