La expansión geográfica y el aumento significativo del beneficio consolidan el ascenso de Caja Rural de Zamora

El director general y el presidente de Caja Rural de Zamora, en la presentación de resultados.

La entidad supera los 2.500 millones de volumen de negocio, los 1.500 millones de recursos y aumenta un 87,7% sus beneficios en 2014. Sus inversiones superan los 400 millones y es referencia en Zamora, al tiempo que gana peso en León y Valladolid con la apertura de nuevas oficinas

LAS PRINCIPALES CIFRAS

 

El volumen de negocio de Caja Rural de Zamora supera los 2.517 millones de euros, un 2,9% más. La caja gestiona 1.504 millones de euros en recursos, un 7% más. El resultado final son unos beneficios un 87,7% mayores que los de hace un año, 7,1 millones.

 

El crédito nuevo ha ascendido a 403 millones de euros. Los recursos propios alcanzan los 141 millones de euros, un 4,6% más. Los recursos gestionados alcanzan los 1.504 millones de eruos, un 7% más.

 

La tasa de morosidad se sitúa en el 9,3%, muy por debajo de la media nacional del 12,5%. La ratio de solvencia es del 13,8%, muy por encima del 8% exigido. La ratio de eficiencia, lo que tiene que gastar la entidad para su actividad, es del 38,2%: entre los 3-4 mejores de todo el sistema financiero español.

 

La entidad tiene 43.000 socios, 111.000 clientes, 206 cooperativas y su capital social es de 40 millones de euros.

Caja Rural de Zamora ha dado a conocer hoy sus resultados de 2014, un año en el que se ha atisbado el inicio de una mejoría económica que todavía está en un estadio inicial en la provincia, pero para la que los positivos datos macroeconómicos y una mayor predisposición a emprender son los dos pilares fundamentales. Así lo considera la entidad, que ha firmado un año más buenos números que, según sus responsables, respaldan el modelo de negocio que abanderan, una banca de proximidad, centrada en su territorio natural y en la solvencia que está teniendo una buena acogida allí donde se ha iniciado la expansión.

 

El presidente de Caja Rural de Zamora, Obdulio Barba, y su director general, Cipriano García, han dado a conocer los resultados obtenidos el pasado 2014 en el que los números han vuelto a favorecer a la entidad crediticia zamorana. De hecho, ha crecido en cifras en todas las dimensiones que miden la actividad: su volumen de negocio supera los 2.517 millones de euros, un 2,9% más, y la caja gestiona 1.504 millones de euros en recursos, un 7% más. El resultado final son unos beneficios un 87,7% mayores que los de hace un año, 7,1 millones es el dato final. "Un resultado muy positivo teniendo en cuenta la prudencia en el contexto actual", ha dicho el director general, que ha añadido que "debemos estar satisfechos porque acreditamos que hay una consistencia en la caja". Una valoración sustentada en el hecho de que, desde que se aumentaron las exigencias de solvencia hace cuatro años en plena crisis del sector financiero, "la evolución de la caja es ascendente", con beneficios crecientes en los tres últimos años.

 

La Caja Rural de Zamora ha volcado estos recursos en la banca responsable que ejerce en su territorio y actividad natural, la actividad agraria zamorana y, por ende, todas las iniciativas importantes para la provincia. La inversión nueva ha superado los 403 millones de euros en 2014: el 81% del dinero que reciben va a este capítulo. Y la entidad ha copado el 36,4% de las operaciones hipotecarias en la provincia. Todo ello manteniendo una tasa de morosidad baja gracias a su menor exposición al 'ladrillo' (solo un 2,7% de la inversión), sector que le ha costado la supervivencia a buena parte de las cajas de ahorros y en el que Caja Rural de Zamora siempre mantuvo una actividad prudente.

 

 

EL MODELO CORRECTO DE BANCA

 

Precisamente el presidente de la entidad y su director general han expresado su convicción de estar aplicando el modelo correcto de banca, "un modelo tranquilo, solvente y firme", basado en la banca de cercanía ha señalado Barba. "La banca que antes se menoscababa parece que al final es la acertada", ha dicho García, que apunta también que "entidades que no se preocupaban por nuestro sector de base, el campo, ahora aparecen, algo que es muy lícito", en referencia a la competencia que aparece en sectores donde Caja Rural de Zamora ha sido el refugio de muchas actividades en los años de la restricción de crédito.

 

"Hemos sido capaces de mantener muchas empresas con dificultades límite", ha añadido el director general de la entidad, que no quiere dejar de recordar ahora que parece que la situación que Caja Rural de Zamora "ha dado la talla en estos años críticos con sus clientes". "En estos momentos de dificultad para la sociedad zamorana esta entidad no ha faltado nunca a sus obligaciones", no solo de financiación "sino casi morales".

 

 

EXPANSIÓN CON UN MODELO DIFERENTE

 

La banca de confianza y la solvencia están siendo los mejores argumentos para la expansión fuera de Zamora, que se consolidará con dos oficinas nuevas en León y otras dos en Valladolid que se abrirán en los primeros meses, y que se suman a las abiertas este pasado 2014. "La expansión va a ser gradual, pero no queremos dejar pasar oportunidades", ha asegurado Cipriano García. "Cada vez que hemos salido de Zamora, donde vamos nos acogen con el máximo cariño porque nuestra forma de hacer banca sorprende, porque ya no es habitual", asegura.