La expulsión de Tomás del Bien dinamita el PSOE en Zamora: protesta de históricos e invasión en la sede

Tomás del bien (en el centro) alcalde de Toro por el PSOE, acompañado por el exsecretario provincial Antonio Plaza.

Una treintena de militantes irrumpe en la sede del PSOE de Zamora durante la celebración de la reunión de la Ejecutiva provicnial para protestar contra la expulsión de Tomás del Bien.

Una treintena de militantes socialistas ha accedido a la sede del PSOE de Zamora, durante una reunión de la Ejecutiva provincial, para protestar de forma airada contra la expulsión del alcalde de Toro y diputado electo de la organización, Tomás del Bien.

 

Los hechos se han producido tras una concentración en la que unos 70 militantes y cargos del partido, entre los que se encontraban el exsecretario provincial Antonio Plaza, el histórico alcalde de Cerecinos de Campos, Cecilio Lera, y algunos exconcejales del Ayuntamiento de Zamora, se habían congregado ante la sede del PSOE para mostrar su apoyo a Tomás del Bien, expulsado del partido por saltarse las órdenes para ser diputado provincial, y expresar su rechazo contra la gestión de la Ejecutiva liderada por Antidio Fagúndez.

 

Tras 15 minutos de concentración, los cánticos contra el secretario provincial han derivado en la entrada de unos 30 militantes en la sede. Los afiliados, varios de ellos de la agrupación de Toro, han bajado las escaleras, han abierto las puertas de la sala donde estaba reunida la Ejecutiva y han clamado contra Fagúndez y su equipo al grito de "perdedores" y "sinvergüenzas".

 

Los militantes socialistas que han entrado a la sede han reclamado la dimisión de Antidio Fagúndez y han insistido en su apoyo al alcalde de Toro: "¡Yo soy Tomás!", han insistido los afiliados, en referencia a Del Bien.

 

La tensión ha ido aumentando progresivamente y los miembros de la Ejecutiva se han visto obligados a aguantar unos 20 minutos de gritos dentro de su propia sede, hasta que finalmente algunos de los miembros del equipo de Fagúndez han logrado templar los ánimos y la reunión de los responsables socialistas ha podido continuar tras el incidente.

Noticias relacionadas