La fábrica de Gaza estará operativa en 2020 y se estrenará con un caja de leche de nuevo diseño

Los socios de Leche Gaza aprueban una nueva ampliación de capital de casi un millón de euros para pagar la nueva fábrica. La central lechera aumenta su facturación hasta los 34 millones de euros.

Gaza, la central lechera zamorana, sigue apuntalando su futuro con paso firme. Con un 5% más de facturación, la cooperativa ya se prepara para la construcción de su nueva fábrica con una ampliación de capital, que se suma a los 'ahorros' ya preparados, y el diseño de un nuevo brik para estrenar la futura factoría que va a construir en Coreses.

 

Los socios de Leche Gaza, reunidos en asamblea han aprobado este viernes una nueva ampliación de capital. En esta ocasión, la cantidad fijada ronda el millón de euros y servirá para acometer las obras de la nueva fábrica. Este dinero se une a los casi dos millones de euros que los miembros de la central lechera ya consignaron hace dos años con la vista puesta en la ampliación de las instalaciones actuales.

 

La aprobación de esta ampliación de capital ha tenido lugar en el contexto de una asamblea que ha servido también para hacer balance de un año que fue positivo para los intereses de Leche Gaza. Durante el 2018, la empresa aumentó en un 5% su volumen de facturación para alcanzar los 34 millones de euros en venta de productos.

 

Leche Gaza llegó a esta cifra en el pasado ejercicio gracias a la evolución favorable de sus ventas en general y de sus exportaciones en particular. La venta de leche y de nata a países y europeos y a China, el gigante asiático, favorecieron un impuso que redunda en crecimiento para la marca. Esa inercia positiva se traslada también al ámbito más cercano, pues Leche Gaza sigue apostando por el mercado regional y creciendo dentro del conjunto de Castilla y León.

 

En cuanto a las novedades acerca de la nueva fábrica, que estará ubicada a unos kilómetros de Zamora capital, los responsables de Leche Gaza siguen trabajando en un proyecto que está prácticamente definido, a falta de los últimos retoques, por lo que las obras podrían comenzar en unas semanas.

 

De hecho, si los plazos previstos por la central lechera se cumplen, las obras podrían comenzar en abril y la primera línea de envasado podría ponerse en marcha durante los primeros meses del 2020. Eso sí, como se anunció en su día, el traslado se realizará de forma paulatina y, durante un tiempo, ambas fábricas convivirán.

 

En cuanto al coste del proyecto, Leche Gaza espera que la obra para construir su nueva fábrica suponga una inversión total de unos quince millones de euros.

 

 

Una nueva caja de leche 100% reciclable

 

Por otro lado, y con la vista puesta ya en la línea con la que se abrirá la nueva fábrica en el 2020, Leche Gaza ha diseñado un nuevo formato de brik que permitirá una mayor facilidad de uso a los consumidores. Será un envase más alto y más estrecho, con un tapón más grande que evitará salpicaduras a la hora de verter. Además, será 100% reciclable y podría llegar a los hogares en abril del 2020.