La finalización del túnel de Marâo abre la puerta a una conexión rápida Oporto-Zamora

El túnel de Marâo.

Portugal inaugura el túnel y las instituciones de Bragança y la comarca de Sanabria reclaman convertir ya la carretera de Rihonor en autovía.

El Gobierno de Portugal ha inaugurado hace unos días el túnel de Marâo, una infraestructura vital para acortar los tiempos de viaje entre Zamora y Oporto y que sólo está pendiente de que los gobiernos luso y español asuman la conversión en autovía de los 40 kilómetros de carretera, veinte en cada lado de la frontera, entre Puebla de Sanabria y Bragança. Este 2016 podría ser el año del primer impulso a la conversión de esta carretera según los presupuestos del Estado. Esto es precisamente lo que piden los representantes municipales y lo que las instituciones afectadas, caso de la Diputación de Zamora, han estado reclamando en los últimos tiempos.

 

Este sábado, día 21 de mayo de 2016, se reunieron en Bragançá los representantes municipales de la localidad portuguesa, de Puebla de Sanabria y la Asociación por la Autovía León-Bragança e hicieron pública una declaración tras la inauguración por parte de Portugal, el día 7 de mayo, del túnel de Marâo que completa la A4 y reduce el tiempo de desplazamiento entre Oporto y Bragança (212 km) en 30 minutos y representa, según puso de relieve el primer ministro Antonio Costa, una gran oportunidad para el desarrollo del nordeste trasmontano.

 

Según se puso de manifiesto en la reunión, la oportunidad de desarrollo debe serlo también para Zamora y León, zonas empobrecidas y muy afectadas por la despoblación rural. Para ello es condición imprescindible convertir la actual carretera entre Bragança y Puebla de Sanabria (por Rihonor) en una vía rápida apta para los camiones de gran tonelaje que hacen las rutas internacionales. Se trata de 20 kilómetros de cada país que suponen actualmente un cuello de botella inaceptable desde cualquier punto de vista. 

 

 

HACER EL LADO ESPAÑOL

 

Las autoridades portuguesas han manifestado durante los últimos años el apoyo a esta obra y su disposición a llevar a cabo inmediatamente el tramo portugués entre Braganza y Rihonor. Esta reivindicación ha sido crecientemente respaldada y demandada por diversas instituciones y foros españoles, entre los que destacan la Diputación de Zamora, la Diputación de León, la RIET (Red Ibérica de Entidades Transfronterizas) o el Consejo Económico y Social de Castilla y León, que el año pasado reclamó el inicio de la autovía León-Braganza.

 

El proyecto de la León-Braganza enlaza directamente con la Autopista del Mar Gijón-Nantes cuya reanudación es inminente y permitirá configurar un eje transeuropeo Oporto- Bragança-León-Gijón-Nantes articulador del noroeste ibérico y principal línea de comunicación de mercancías con el centro y el norte de Europa por la ruta más corta, más económica, más rápida y con menor consumo de energético.

 

 

EL TÚNEL DE MARÂO

 

La finalización del túnel de Marâo supone un empujón definitivo para terminar el tramo pendiente de la autovía IP-4. Este es uno de los 15 proyectos a los que Portugal dio prioridad en 201. Son treinta kilómetros de autovía que estaban pendientes porque la empresa adjudicataria no logró terminarlas y el Gobierno tuvo que rescindir el contrato porque las obras estaban paradas. 

 

La actuación ha requerido de una inversión de 173 millones de euros que se irán, en buena medida, a la construcción del túnel. Tiene unos 5,6 kilómetros de longitud y va a ser el más largo de Portugal. Sirve para salvar la sierra del mismo nombre, que es el principal obstáculo en el trayecto desde la frontera española a Vila Real y Oporto. Su finalización permitirá acortar el trayecto que conecta Zamora con Oporto por la IP-4 y Bragança, lo que supone un enorme avance para las comunicaciones de la provincia con el país vecino.