La Fiscalía pide 29 años de prisión para el acusado por violar a una joven en Zamora

El acusado habría agredido sexualmente y de forma continuada a una joven de 23 años en el interior de un portal de la calle Benavente de Zamora capital, después de amenazarla con un cuchillo.

El Ministerio Fiscal pidió este lunes 29 años de prisión para un hombre de 34 años, que responde a las iniciales J. T. J, por tres presuntos delitos, dos de ellos relacionados con la presunta violación de una joven, supuestamente cometida en Zamora el 15 de octubre de 2018, y el otro por otra agresión sexual en grado de tentativa, que habría tenido lugar once meses antes en la misma ciudad.

Así lo ha indicado el citado Ministerio Fiscal en sus conclusiones definitivas del juicio que se ha celebrado en la Audiencia Provincial de Zamora, una sesión que ha contado con el testimonio de las presuntas víctimas, y también del acusado, que ha mantenido en todo momento que no se acuerda de nada de lo ocurrido aquel día.

Según las conclusiones de la Fiscalía y de la acusación particular, en base al testimonio de la víctima y de los testigos, así como de las diferentes pruebas periciales, el acusado habría agredido sexualmente y de forma continuada a una joven de 23 años en el interior de un portal de la calle Benavente de Zamora capital, después de amenazarla con un cuchillo.

Posteriormente, el acusado habría mantenido esa misma intimidación para caminar por varias de las vías centrales de la ciudad con la presunta víctima hasta alcanzar la calle Príncipe de Asturias, donde el presunto autor de los hechos tenía una vivienda en alquiler. Fue en el momento en el que el individuo fue a sacar las llaves cuando la joven se zafó de él y huyó hacia la zona donde se hallaban dos hombres.

Estas dos personas han acudido como testigos al juicio y han asegurado que el presunto autor de los hechos huyó corriendo en el momento en el que le amenazaron con llamar a la Policía, antes de ser detenido al día siguiente en el domicilio de su madre.

Aparte de los testimonios, la prueba de ADN confirmó que un cigarro encontrado en el ascensor del portal de la calle Benavente pertenecía al acusado, y otros análisis revelaron la presencia de sus huellas en el teléfono móvil de la presunta víctima. Además, varias cámaras de seguridad registraron como ambos cruzaban la ciudad a la hora que indicó la joven.

A pesar de ello, la defensa estima que no hay pruebas suficientes para condenar a su cliente, por lo que ha pedido su libre absolución por estos delitos y también por el de agresión sexual en grado de tentativa, denunciado por una mujer de 48 años que también ha relatado el ataque y que ha provocado que la Fiscalía y la acusación constaten "un modus operandi similar" en ambos casos.

Noticias relacionadas