La Junta analiza los catastróficos efectos ambientales de 17 días de incendio en Fermoselle

Columna de humo del incendio de Vegalatrave. Foto: F. Oliva

Controlados varios incendios intencionados en Vegalatrave, Ribadelago y Palazuelo, y extinguidos al fin los de Fermoselle que han quemado más de 2.000 hectáreas de cultivo como vid y olivo y del parque natural de Arribes.

La Junta de Castilla y León ha declarado extinguidos los dos incendios activos hasta este domingo en Fermoselle, el primero de ellos, declarado hace diecisiete días. Los dos fuegos se han cebado con la localidad zamorana y se han podido apagar después del trabajo de numerosos medios. Ambos han sido extinguido este domingo por la tarde, a las 18.45 horas.

 

El primero de ellos llevaba 17 días activo después de que se declarara a las 3.30 de la madrugada del día 26 de agosto. Llegó a nivel dos de peligrosidad y ha quemado más de 2.000 hectáreas según los primeros cálculos. El segundo se declaró el día 3 de septiembre a 500 metros del lugar donde se inició el primero y también llegó a nivel 2 de peligrosidad. Sobre ambos se está investigando el origen aunque todo apunta a que son intencionados. Ambos fuegos han pasado una importante factura ambiental porque han arrasado no sólo cultivos de la localidad, como la vid y el olivo, sino también buena parte del parque natural de Arribes y territorios ocupados por especies de gran valor como el águila perdicera.

 

También se ha logrado controlar el incendio declarado en Vegalatrave el sábado, reavivado de uno anterior la madrugada del viernes al sábado. Un incendio reproducido en Ribadelago. Se ha controlado un fuego intencionado que ha quemado casi 25 hectáreas en Palazuelo de las Cuevas. Y se ha extinguido otro fuego intencionado declarado en Torres de Aliste.