La Junta concede diez licencias para el juego de las chapas en Zamora

El tradicional juego que se celebra durante la Semana Santa se autoriza en diez locales zamoranos.

La Junta de Castilla y León ha concedido un total de 145 licencias del juego de las chapas para su celebración durante la Semana Santa. Las provincias con mayor número de autorizaciones en establecimientos han sido León y Valladolid, con 43 cada una, seguidas de Palencia, con 35; Zamora, con 10, y Burgos y Segovia, con 7 en ambos casos.

 

En concreto, en León, del total de 43 licencias aprobadas, 36 pertenecen a establecimientos de la provincia y siete de la capital, mientras que en Valladolid, del total 33 de ellas hacen referencia a autorizaciones otorgadas en el conjunto de la provincia y diez en la capital. En Palencia, 33 licencias corresponden a la provincia y dos a la capital; en Zamora, ninguna de las diez autorizaciones hace referencia a establecimientdos de la capital, mientras que en Burgos y Segovia se trata de autorizaciones fuera de ambas capitales.

 

 

¿EN QUÉ CONSISTE?

 

El desarrollo del juego consiste en que un apostante, de manera voluntaria, reta a los demás jugadores presentes en el corro a que las dos monedas, llamadas perras, que lanza al aire quedan en posición de 'caras o lises', según le convenga. Cuando el juego es al aire libre, no se podrá obstaculizar con el paso de personas o vehículos y no se podrá formar un corro a menos de cien metros de un centro educativo, y sólo podrá realizarse durante las horas de luz natural.

 

En el caso de que el juego se desarrolle en un local cerrado deberá ser un establecimiento autorizado como de pública concurrencia, y la sala donde se lleve a cabo deberá tener de ancho y largo, como mínimo, el doble del diámetro del círculo trazado para su desarrollo. El juego se desarrollará durante las horas de apertura que permita la actividad, y se permiten varios corros en un mismo establecimiento, si cada uno se juega en salas diferentes.

 

Tanto el desarrollo del juego al aire libre como el de un local cerrado estarán controlados por el personal autorizado de la administración autonómica. El juego está reconocido desde 1998, aunque hace décadas que se celebra de manera clandestina.