La Junta mantendrá las cámaras en la zona de hemodiálisis del hospital como medida disuasoria

El delegado de la Junta en Zamora considera que no van contra el derecho a la intimidad de los pacientes y argumenta que, desde que se instalaron, no han vuelto a producirse daños en esta sala del hospital. La decisión contraviene una recomendación del Procurador del Común.

El delegado de la Junta de Castilla y León en Zamora, Alberto Castro, ha anunciado que se mantendrá la única cámara instalada en la sala de hemodiálisis del complejo hospitalario de Zamora, que se hizo el año pasado ante reiterados episodios en los que las máquinas han sufrido desperfectos en los equipamientos con los que se realizan estos tratamientos. "Es una media excepcional que se toma pensando en el bienestar de los pacientes y ante los casos de daños repetitivos a los equipos", que el delegado a calificado como sabotajes. Para Castro, esta media "implica no solo mantener la seguridad de los pacientes sino la de los tratamientos", ya que son muchas personas las que se somenten a estos delicados procesos y hacerlo con el material en mal estado podría ser perjudicial. 

 

La cámara, instalada el año pasado, solo graba imágenes, no sonido, y pretende solo vigilar los equipos y evitar la manipulación de los equipos; según la Junta, no ha habido queja alguna por parte de pacientes.

 

La determinación supone ir contra una resolución del Procurador del Común que, el pasado marzo, pidió a Sacyl que eliminara esta cámara por considerar que atentaba contra la intimidad de los pacientes. La Junta ha explicado los motivos para ponerla y considera que, al estar enfocada en la vigilancia de los aparatos, no puede haber queja. La resolución se conoció en julio y, desde entonces, no ha sido adoptada por el hospital.