La línea de alta velocidad entre Zamora y Sanabria necesita correcciones tras las primeras pruebas

Obras de la alta velocidad en Tábara.

El Gobierno desvela que ya se han hecho pruebas en el tramo Zamora-Pedralba y que h habido que hacer modificaciones. También se están probando los sistemas de seguridad.

El tramo de alta velocidad que debe unir Zamora con Puebla de Sanabria está terminado y en pruebas, pero ha necesitado de algunas "correcciones" tras los primeros ensayos sobre la vía y las catenarias. Esta es la respuesta que ha ofrecido el Gobierno sobre el estado en el que se encuentra este tramo, vital para culminar la alta velocidad en la provincia y su camino hacia las capitales gallegas desde Madrid. Debería estar en servicio durante este 2019, pero no va a ser fácil que cumpla.

 

Las pruebas, que arrancaron el pasado mes de junio, pueden durar cerca de un año hasta completar todos los procesos que aseguren el buen funcionamiento de una línea preparada para viajar hasta 350 km/h y que estrena modernos sistemas de seguridad. Se ha procedido a auscultar el tendido de vía y comprobar sistemas.

 

Según una respuesta parlamentaria publicada este martes, el Gobierno asegura que "se han realizado las primeras pruebas de vía y electrificación, así como los correspondientes trabajos correctivos tras las mismas" sobre el tramo Zamora-Pedralba de la Pradería, que incluye la llegada a Sanabria. Eso supone que ya se han puesto a prueba tanto el tendido de vía como las catenarias y demás infraestructura aérea, y han necesitado algunos ajustes que no se espeficican. "Por tanto, se están haciendo en la actualidad nuevas comprobaciones para verificar la idoneidad de las modificaciones realizadas", remarca la respuesta parlamentaria.

 

Estas no son las únicas pruebas en marcha para verificar el estado del tramo y la posibilidad de empezarlo a usar. "En paralelo, también se han iniciado las pruebas de instalaciones de seguridad", lo que afecta a la señalización y sistemas automáticos de guiado que usan los trenes de alta velocidad. La línea, y este tramo también, serán los segundos de toda la red de alta velocidad que adopten el sistema ERMTS, el más seguro, pero que también tiene que superar grandes exigencias por parte de una autoridad. Hasta que los sistemas no estén probados y se compruebe su óptimo funcionamiento, no podrán circular trenes de pasajeros.

 

Actualmente está en obras la nueva estación de Otero de Sanabria una vez finalizadas las obras en el tramo, uno de los últimos para la conexión total entre Madrid y Galicia. En los últimos meses se han hecho pruebas de carga en los diferentes viaductos del tramo y se ha estrenado la electrificación el pasado día 10 de junio.

 

Este tramo de alta velocidad ferroviaria, inscrito en la LAV Madrid-Galicia, parte de la estación de Zamora y tiene una longitud total de 110,7 km, con doble vía en ancho estándar o UIC (1.435 mm) en todo su recorrido. El tramo está diseñado para velocidades máximas de hasta 350 km/h, sistemas de control de tráfico ERTMS N2 y Asfa, y sistema de comunicaciones móviles GSM-R.

 

El trazado incluye, como elementos principales, 16 viaductos, 54 pasos inferiores, 9 túneles, el PAET (Puesto de Adelantamiento y Estacionamiento de Trenes) de Tábara, la nueva estación de Sanabria, en la localidad de Otero de Sanabria (término municipal de Palacios de Sanabria), y un cambiador de ancho en Pedralba de la Pradería. Entre los puntos singulares del trazado destacan los viaductos sobre el río Tera (645 m) y Puebla Este (756 m), así como los túneles de Otero (1.144,46 m) y Puebla (1.498,49 m).

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: