La lluvia obliga a suspender la procesión y el Juramento del Silencio en Zamora
Cyl dots mini

La lluvia obliga a suspender la procesión y el Juramento del Silencio en Zamora

Un inoportuno chaparrón ha hecho realidad los más profundos temores y ha obligado a suspender la primera procesión de la Semana Santa de Zamora en este 2019.

 

Poco antes de las nueve de la noche y con la mitad de los cofrades en la explanada de la Catedral, una lluvia torrencial ha obligado a tomar la decisión de suspender el desfile de la Real Hermandad del Santísimo Cristo de las Injurias, una de las más simbólicas de la Semana Santa de Zamora. Una suspensión que ha dejado a la ciudad sin su juramento del silencio, el que guardan los cofrades y espectadores durante el paso de la procesión por Zamora.

 

La suspensión del juramento no tiene precedentes históricos recientes en Zamora, y hay que remontarse a los años '40 del siglo pasado. Sí la de la procesión en sí, que en 2012 ya no se pudo celebrar. La combinación de ambas ha dejado a Zamora sin uno de sus grandes momentos y al autor de la plegaria, Juan Emilio Antón, sin poder enunciar las emotivas palabras que preceden al juramento.

 

La lluvia, anunciada durante todo el día, amagó desde las ocho de la tarde cuando la plaza de la Catedral estaba ya llena de asistentes y de cofrades. Fue una nube pasajera y a las 20.40 horas, diez minutos después de lo habitual, clarines y tambores anunciaban la esperada salida de los hermanos. Parecía que la procesión y su emblemático juramento se salvaban. 

 

La hermandad ha empezado a sacar toda su impedimenta a la calle, incluyendo el incensario, al ritmo de tambores, e incluso había entrado los caballos y la mitad de los cofrades habían ocupado ya su sitio en el atrio de la Catedral por donde ya asomaba el Cristo de las Injurias. 

 

En ese momento el cielo se cerró y empezaba a llover con fuerza, ya no eran unas pocas gotas. La organización tomaba la decisión, comunicada por megafonía, de suspender el desfile. En su lugar se celebraría un Via Crucis en el interior de la Catedral.

 

Zamora se queda sin su juramento este 2019, mientras todos los espectadores y decenas de cofrades corrían a refugiarse.