La Marina recupera su fuente que llevaba tres años averiada

La fuente de La Marina vuelve a funcionar después de una década de averías.

Tras casi tres años inoperativa, la fuente de La Marina ha entrado en funcionamiento este viernes. Además de solucionar los problemas que arrastraba desde hace diez años se ha renovado la iluminación y los impulsores ornamentales.

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, y el concejal de Urbanismo, Medioambiente y Obras, Romualdo Fernández, han asistido este viernes a la puesta en marcha de la fuente de La Marina, una vez concluidos los trabajos destinados a dar solución a los numerosos problemas que arrastraba desde hace más de una década, a la vez que se han instalado nuevos conjuntos de luces y nuevos impulsores ornamentales.

 

El parque de La Marina es un lugar emblemático de la ciudad, un punto de encuentro de ciudadanos de todas las edades y una zona donde se desarrollan eventos culturales de todo tipo, y que tiene como uno de sus elementos más destacados la fuente que preside la plaza. Desde hace diez años la fuente arrastraba problemas estructurales, detectándose fugas de agua en el vaso de la fuente y en los circuitos hidráulicos, realizándose en años anteriores numerosas actuaciones de acondicionamiento e impermeabilización de los vasos que han conseguido resolver el problema, persistiendo las fugas a lo largo del tiempo.

 

A fin de dar una solución definitiva a los problemas que viene arrastrando la fuente se procedió a realizar un análisis exhaustivo del problema llegando a la conclusión de que el origen de las fugas se encontraba en la corrosión de las tuberías de impulsión que discurren por un hueco situado entre la solera y el forjado de la sala de máquinas de la fuente, lugar de acceso inaccesible para los operarios y de imposible reparación.

 

En base a este estudio la solución que se ha dado ha sido la anulación de toda la red de impulsión vieja y la instalación de una nueva red de tuberías de material plástico para evitar la corrosión futura, a la vez que se ha realizado una nueva impermeabilización de todo el vaso de la fuente y se han reparado los numerosos desperfectos provocados por el paso del tiempo y por la falta de uso. A la vez se han instalado nuevos conjuntos de impulsores ornamentales y se ha cambiado todo el sistema de iluminación antiguo para adecuarlo a una nueva disposición de juegos de agua, modernizando la fuente y mejorando su imagen.