La médico Verónica Casado destaca la importancia de tener "una base sólida" en la Atención Primaria

La médico Verónica Casado ya es Colegiada de Honor con emblema de oro,. COLEGIO DE MÉDICOS DE VALL.

Así lo ha asegurado en el acto de imposición de su distinción como Colegiada de Honor con emblema de oro en el Colegio de Médicos de Valladolid.

La médico Verónica Casado, nombrada recientemente como la mejor médica de familia del mundo por la Organización Mundial de la Medicina de Familia, ha destacado que es "fundamental" tener una "base sólida y hacer fuerte" a la Atención Primaria para conseguir un sistema "inquebrantable". Así lo ha señalado, en el Colegio de Médicos de Valladolid, en el acto de imposición de su distinción como Colegiada de Honor con emblema de oro, según informa el órgano colegial a través de un comunicado remitido a Europa Press.

 

Al tomar la palabra, la especialista vallisoletana, que trabaja en su día a día en el Centro de Salud de Parquesol, aseguró estar encantada de recibir esta medalla de manos "de una Junta que me representa de verdad". "En este grupo veo personas jóvenes, no tan jóvenes, de muchas especialidades y, sobre todo, veo muchas mujeres, y eso es algo que consigue hacer que sienta que este es realmente mi Colegio".

 

La homenajeada ha querido aprovechar este acto para destacar el trabajo que todo su colectivo y sus compañeros realizan día a día por la Sanidad española. Así, ha apuntado que en ningún momento considera que los premios recibidos a su trayectoria en los últimos meses sea una forma literal de destacarla "como la mejor médica de familia del mundo", sino de resaltar el hecho de que la asistencia mejora cuando mejora la formación continuada de los profesionales, "algo a lo que yo he dedicado mi vida y por lo que me consideraron merecedora de estos honores como espejo de lo que se puede lograr gracias a la formación".

 

Casado quiso volver a alabar la calidad del sistema sanitario, reconocido mundialmente y no ha dejado pasar la oportunidad de recordar lo "fundamental" que resulta tener una "base sólida y hacer fuerte" a la Atención Primaria si se quiere conseguir un sistema "inquebrantable", momento en el que lo ha comparado con un Casteller humano, en el que "si se sigue quitando gente del piso de abajo, aquellos que se han erigido por encima, acabarán cayendo".

 

Durante la entrega de esta medalla, el presidente del Colegio de Médicos de Valladolid, ha compartido una declaración de la Junta Directiva de esta entidad sobre la situación de la Atención Primaria en Castilla y León y en la que manifiestan que sin una Atención Primaria "fuerte y sólida" ningún sistema sanitario "será capaz de mantener la eficiencia y, por supuesto, su sostenibilidad".

 

Por lo tanto, consideraron que este es el momento para tomar "decisiones importantes que recuperen la solvencia frente a los retos derivados del envejecimiento de la población, la atención a los enfermos crónicos y una peculiaridad de nuestra región como es la dispersión", concluye el comunicado.