La nueva presidenta de la Diputación de Zamora seguirá en el Congreso y no cobrará sueldo

La diputada Maite Martín Pozo, en un acto en el PP.

La diputada, que cobra unos 64.000 euros por su trabajo en el Congreso, renuncia a cobrar sueldo de la Diputación, pero compatibilizará los cargos hasta que se convoquen elecciones.

La nueva presidenta de la Diputación de Zamora, Maite Martín Pozo, no estará a sueldo de la institución provincial, al menos, hasta que se celebren las elecciones generales del próximo noviembre y se aclare su situación. Martín Pozo, que es diputada nacional, ha anunciado que compatibilizará su nuevo cargo con sus labores en el Congreso hasta que se disuelvan las Cortes, previsiblemente, en dos meses.

 

Será entonces cuando se sepa si el partido cuenta con ella para ir en las listas para volver a ser diputada o si evita que tenga que compatibilizar tareas. Hasta entonces, Martín Pozo será diputada y presidenta de la Diputación provincial, una situación que se puede prolongar, al menos durante los meses que quedan hasta que se convoquen las nuevas elecciones.

 

Mientras tanto, no cobrará sueldo de la Diputación de Zamora y mantendrá sus retribuciones como diputada nacional. Martín Pozo es diputada desde el 10 de enero de 2012 cuando sustituyó a Víctor Calvo Sotelo, diputado electo del PP por Zamora, que fue nombrado después secretario de Estado. Según los datos oficiales del Congreso, Martín Pozo cobró el último año 64.000 euros sumando el sueldo base y otras retribuciones; la zamorana es, además de diputada y vocal en varias comisiones, Portavoz adjunta de la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales.