La otra víctima de 'El Chicle': El devastador efecto que la muerte de Diana tuvo en su hermana Valeria Quer

Su padre relata en el juicio a 'El Chicle' que destrozó cuatro vidas y resalta sobre la de su hija: "En una ocasión cogió un mechero y se hizo 15 quemaduras en el brazo sin hacer un gesto de dolor, simplemente para aliviarse y sacarse el dolor tan brutal que tenía".

"Como si fuera un cervatillo indefenso frente a este individuo", así es como ha descrito Juan Carlos Quer a su hija Diana durante su declaración en el juicio por un crimen que, ha asegurado, "ha dejado cuatro víctimas, no una".

 

Con voz serena, el padre de Diana Quer ha narrado cómo se enteró de la desaparición de su hija en agosto de 2016, algo que le hizo preocuparse "de inmediato", ya que "no había un precedente en este sentido".

 

Sobre la víctima, la ha descrito como una mujer "muy delgada" y "absolutamente vulnerable", que arrastraba un retraso psicomotriz" a causa de su nacimiento prematuro. "No hacía deporte, no era una persona atlética, era absolutamente vulnerable, como si mi hija fuera un cervatillo indefenso frente a este individuo", ha descrito. Aunque Diana era "obediente", Juan Carlos Quer ha admitido que era "muy ingenua" y no percibía "el riesgo".

 

Sobre los efectos de este crimen, Juan Carlos Quer ha incidido en el "efecto demoledor" del "impacto de la desaparición durante 500 días de un ser querido". "Dejas de trabajar, dejas de vivir, vegetas, te asaltan todos los temores", ha dicho el padre de Diana, que ha llamado la atención especialmente sobre la situación de su otra hija, Valeria, que tenía 16 años cuando desapareció su hermana.

 

"Diana era su hermana, su compañera de estudios, su amiga, su vida. Los efectos en ella han sido demoledores, devastadores", ha explicado Juan Carlos Quer, que puso a su hija en atención psicológica tras los hechos. "En una ocasión, el dolor emocional era tan brutal, que en una ocasión cogió un mechero y se hizo 15 quemaduras en el brazo sin hacer un gesto de dolor, simplemente para aliviarse y sacarse el dolor tan brutal que tenía por la desaparición de su hermana", ha narrado.

 

"Era una niña feliz, espontánea y ahora es una persona que ha ido languideciendo, que no quiere mantener relaciones sociales con nadie, basicamente recluída en casa. Estas son las secuelas que ha generado la actuación de este individuo". 

 

Además, el padre de Diana ha explicado que su hermana tuvo que estar ingresada por esta cuestión durante tres meses y ahora sigue en ayuda psicológica tres o cuatro veces a la semana. "Mi hija ha muerto de la peor manera que se puede imaginar y nosotros vivimos en vida el mayor dolor que se puede imaginar", ha sentenciado.

Comentarios

Pucela 13/11/2019 10:36 #2
PENA DE MUERTE para un violador y asesino CONFESO.
No 12/11/2019 17:59 #1
cadena perpétua sin revisión, o mejor pena de muerte para este monstruo.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: