La pandemia deja sin verano en España a más de 5.000 niños saharauis y del entorno de Chernóbil

Las organizaciones y autoridades que ponen en marcha estos intercambios han decidido cancelarlos por el riesgo que supone la crisis del coronavirus.

Más de 5.000 niños procedentes de los campamentos saharauis y del entorno de Chernóbil, en Ucrania, llegan cada año a España para pasar el verano lejos de la vulnerabilidad que sufren en sus países: la dura vida en un campamento de refugiados o el ambiente de radioactividad que respiran. Pero, en 2020, las organizaciones y autoridades que ponen en marcha estos intercambios han decidido cancelarlos por el riesgo que supone la crisis del coronavirus.

 

El Covid19 "afecta de nuevo a los más vulnerables", lamentan las organizaciones cuyo objetivo es que aumenten estos niños, en el caso de los que proceden de Ucrania, aumenten su esperanza de vida respirando durante algunos meses aire más limpio. Sus casas se encuentran en las zonas afectadas por la radiación de la explosión de la central nuclear de Chernóbil ocurrida en 1986. La organización explica que también hay casos de orfandad, pobreza o que sufren en su familia el alcoholismo.

 

"NO NOS OLVIDAMOS DE ELLOS"

 

Es por eso que, muchos de ellos han visto cómo la pandemia les dejaba sin la comida del día a la que pueden acceder en los comedores escolares. A pesar de que no habrá programa este año, Chernóbil se mantiene otras iniciativas que realiza en este sentido y ya prepara el programa para el año que viene volver a dar la bienvenida a los pequeños. "No nos olvidamos de ellos, les ayudaremos desde aquí mandándoles comida y todo lo que puedan necesitar aunque faltarán los abrazos", han señalado.

 

Más numerosa es la expedición que viaja a España desde el Sáhara con la Comisión Nacional Saharaui. Unos 5.000 menores De entre 8 y 12 años disfrutan del verano en diferentes zonas del país desde 1979 dentro del programa 'Vacaciones en paz", y está será la primera vez que se cancele esta iniciativa en sus 41 años de existencia.

 

"La situación actual nos exhorta a tomar la decisión de suspender el programa Vacaciones en Paz para el verano de 2020, pero por muy dolorosa que pudiera resultar, a nuestro juicio, es la mejor opción por la que podemos decantarnos en estas circunstancias excepcionales que atraviesa el mundo", informó hace unos días la Comisión en un comunicado.

 

UN PLAN ALTERNATIVO EN EL SÁHARA

 

Este programa busca liberar a los jóvenes saharauis de las duras condiciones que viven el resto del año, en sus campos de refugiados. Además, se aprovechan estas estancias para que los niños puedan acceder a revisiones médicas y aprendan español. "Este programa ha contribuido de manera eficaz y palpable a aliviar el sufrimiento de miles de niñas y niños", ha destacado la comisión.

 

Además ya se habían dado las autorizaciones para llevar a cabo a algunos de los niños pequeñas intervenciones quirúrgicas, que no son por razones graves, pero que ahora deberán esperar un año. Incluso hay un caso de un niño que se operó el verano pasado en España y este iba a venir a hacerse la revisión.

 

En este caso, el Frente Polisario ha buscado "un programa alternativo variado" para satisfacer "las diversas necesidades educativas, culturales, deportivas y recreativas" de los niños saharauis para este verano. Cadenas ha explicado que la organización nunca se ha planteado aplazar estas visitas en otra época del año, de forma que esperarán al verano que viene para volver a recibir a estos niños.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: