La peor racha de la temporada mete al Zamora de lleno en la lucha por la permanencia

Los jugadores del Celta celebran uno de los goles ante Miguel. Foto: Real Club Celta de Vigo

El equipo, que cayó goleado en Vigo, ha sumado solo uno de los últimos 18 puntos y se queda a las puertas de la plaza de permanencia, aunque con margen con el descenso. Urge sumar una victoria el domingo ante el colista.

El Zamora CF vuelve a estar en problemas. Tras recuperarse de un mal comienzo de temporada, en el que acusó los muchos cambios en la plantilla y la juventud de la misma, vuelve a las andadas. Y lo hace con su peor racha de toda la Liga: seis partidos en los que no ha conocido la victoria.

 

La crisis comenzó con el final de 2014. Concretamente, tras la última jornada del año pasado, la vigésima, en la que el Zamora se impuso al Burgos por 1-0 en el Ruta de la Plata. Desde entonces todo han sido derrotas a excepción del empate cosechado ante el Racing Club Ferrol la semana pasada: 1-0 ante la Cultural, 1-0 ante el Guijuelo, 0-1 con el Valladolib B, 3-1 ante la UD Logroñés y 4-1 con el Celta B. Un punto de los últimos 18 posibles que han llevado al equipo de la zona templada de la tabla directamente a la lucha por la permanencia.

 

Tras los resultados de la última jornada, el Zamora CF está solo un punto por encima del Atlético Astorga, que ocupa el puesto 16, el de eliminatoria por la permanencia. Y está a cinco puntos del primer de los puestos de descenso que ocupa el Lealtad. Así que urge sumar una victoria y el próximo domingo puede ser una ocasión propicia ya que visita el Ruta de la Plata el colista, Marino de Luanco.

 

Clave en esta trayectoria reciente ha sido la falta de gol, y la aparición de cierta inseguridad ya olvidada en el equipo.  Tres goles a favor y diez en contra así lo atestiguan, aunque con matices. Ocasiones no han faltado en casi ninguno de los partidos, y por ejemplo ante el Racing Club de Ferrol hubo las suficientes para haber marcado y ganado. Parece pesar la ausencia de Manu Gavilán, el goleador del equipo, lesionado en las últimas semanas, y también la menor aportación de Arkaitz.