La reducida natalidad empuja hacia abajo las cifras de escolarización de los ciclos iniciales en Zamora

El delegado de la Junta, en su visita al colegio Riomanzanas en la inauguración del curso.

La paulatina reducción del número de nacimientos amenaza la llegada de nuevos escolares a los ciclos iniciales de la educación obligatoria. Infantil y Primaria se enfrentan a sus peores años: desde 2008 la natalidad ha caído un 20%.

El curso escolar 2014/2015 arranca hoy con una buena noticia, que es la del ligero aumento del número de alumnos escolarizados. Por desgracia, no parece que este repunte se pueda mantener por mucho tiempo porque el sistema escolar se enfrenta desde ya a los peores años de la natalidad en Zamora, lo que reduce por sistema la llegada de nuevos alumnos a los ciclos iniciales y, con la inmigración en retroceso, acabará haciéndose patente en la cifra global de matriculados.

 

La cifra de nacimientos no para de bajar en Zamora. La cifra empezó a caer a finales de los años '70 del pasado siglo, cuando todavía estaba por encima de los 2.600 alumbramientos por año; y lo hizo en picado a finales de los '80, cuando ya no llegaban a los 1.800/año. Desde comienzos del siglo XXI la cifra se ha mantenido más o menos estable en torno a los 1.200/año, pero desde 2010 ha vuelto a caer con fuerza y se ha plantado en su cifra histórica más baja: los 1.047 niños que nacieron en la provincia en 2013.

 

Esto tiene un efecto directo en el número de alumnos del sistema escolar y hace tiempo que se hace notar, pero se avecinan años muy complicados. Esta semana el delegado de la Junta, Alberto Castro, ha expresado su preocupación por la falta de alumnos en los estudios iniciales, segundo ciclo de Infantil y Primaria. En el segundo trienio de Infantil, la cifra de matriculados en Zamora ronda los 3.500 y lleva varios años a la baja porque cada vez hay menos niños con la edad para acceder, los tres años marcados por la normativa. Y en Primaria pasa lo mismo, con casi 500 alumnos menos matriculados en este nivel en los últimos cinco cursos.

 

Y los próximos años no van a ser mejores. Entre 2008 y 2013 la cifra de nacimientos en Zamora ha pasado de 1.216 a 1.047, y ha evolucionado siempre a la baja. Así, este año entran en segundo ciclo de Infantil lo niños con tres años, es decir, los de 2011, año en el que nacieron a.120 niños en Zamora; la situación irá a peor en 2012 y 2013, porque la escolarización parte de cifras muy bajas de natalidad: 1.117 y 1.043, respectivamente.

 

Así que, progresivamente y de modo inexorable, la ola de la baja natalidad irá extendiéndose al resto de niveles y arrastrará a la baja el número de alumnos en el sistema escolar de Zamora. En los últimos años esto se ha podido compensar con la entrada de nuevos alumnos en casi todos los ciclos gracias a la inmigración, pero este fenómeno está en retirada por el regreso de muchas familias a sus países de origen. El número de alumnos extranjeros en Castilla y León se ha vuelto a reducir y lleva varios años así coincidiendo con la crisis.

 

Este fenómeno de la falta de alumnos afecta especialmente al mundo rural, donde la despoblación es todavía más acusada. La falta de niños ha obligado a cerrar este año ocho centros en la provincia porque no hay nacimientos que llenen las aulas por abajo, por los ciclos inferiores. Y tampoco hay hijos de inmigrantes que han llenado algunas aulas en localidades pequeñas merced a oportunidades de trabajo en sectores como la construcción.

Noticias relacionadas