La renuncia de un diputado provincial deja al PP virtualmente en minoría en la Diputación de Zamora

El diputado Ángel Prada ha renunciado a su delegación, pero mantendrá su escaño. El Grupo Popular en la Diputación de Zamora ha decidido dejarlo fuera, aunque seguirá como no adscrito. Está imputado por permitir que su hija ocupara puestos en dos ayuntamientos cuando era personal laboral en un tercero.

El Grupo Popular en la Diputación de Zamora se ha quedado sin la mayoría absoluta que ostentaba en la Institución (13 diputados) tras la marcha de Ángel Prada, que está imputado por un presunto delito de prevaricación. 

 

Prada, que ostentaba el área de Patrimonio y Mancomunidades en la Diputación, mantendrá su escaño en la Institución, por lo que tendría que quedar como diputado no adscrito, y continuará como alcalde de Rosinos de la Requejada. Así, la única decisión hasta el momento es la de dejar el Grupo Popular en la Diputación, que se queda con 12 de los 25 miembros que componen la corporación.

 

El Juzgado de Puebla de Sanabria ha imputado a Prada por un presunto delito de prevaricación administrativa después de que permitiera que su hija ocupara el puesto de secretaria de los ayuntamientos de Palacios y Rosinos de la Requejada, donde gobernaba, cuando era personal laboral en Galende, algo incompatible.