La sangría del paro se detiene 9.000 empleos y siete años después en Zamora

La provincia termina un año con menos parados por primera vez desde 2007. Los 18.048 inscritos como desempleados son 834 menos que hace un año, pero mutiplican casi por dos los niveles del comienzo de la crisis.

Siete largos años ha tenido que esperar la provincia de Zamora para empezar a darle la vuelta a la destrucción de empleo, algo a lo que llega un año después que el conjunto de España y que ha reducido su mercado laboral al 50% de lo que era. Así se desprende de las cifras que la crisis ha dejado en materia laboral en la provincia.

 

Según los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, Zamora terminó 2014 con 18.048 personas inscritas en oficinas del Ecyl como desempleadas. El dato es positivo, aunque no definitivo, porque la Encuesta de Población Activa ha venido marcando aumento de parados; así ha sido hasta el tercer trimestre, último dato a falta de que se conozca en unos días el dato anual. A pesar de ello, esa cifra es más baja que la de final del año anterior por primera vez desde 2007, último ejercicio hasta ahora en el que el paro se redujo en la provincia.

 

El dato podría haber sido mejor, de hecho, a lo largo del año estuvo más de 3.000 parados por debajo del nivel con que empezó enero, pero desde octubre no ha hecho más que subir por el efecto de lo que históricamente son los peores meses para el empleo en la provincia. Al final han sido 834 inscritos menos como parados, lo que rompe una tendencia de seis años de aumentos. El pasado 2013 ya estuvo a punto de cerrarse en negativo, pero tras muchas oscilaciones acabó con 59 parados más que el anterior ejercicio.

 

Eso dejó a la provincia fuera de lo que fue el dato positivo de aquel 2013, la reducción del paro a nivel nacional. Eso sí, la mejoría llega un año más tarde, pero también empezó un año después: en 2007 la provincia todavía terminó con menos parados cuando el conjunto del país ya notaba los efectos de la crisis en el empleo. Así que se sumple la máxima que dice que a provincias pequeñas como Zamora la crisis iba a tardar algo más en marcharse, como tardó en llegar.

 

No obstante, el panorama que queda detrás de este cambio de tendencia es muy diferente al que había. Esos 18.048 parados inscritos son casi el doble que en 2007, cuando la cifra se quedó en 9.207. Desde entonces, el mercado laboral zamorano ha perdido capacidad y 9.000 personas han engrosado el total del paro. Los peores años, 2008 y 2009 en el comienzo de la crisis, con incrementos del 20%; y 2012 en la segunda recesión, con un 14% más: en todos ellos se fueron más de 2.000 personas al paro cada año. Es algo similar a lo que ha pasado en el conjunto del país, que ha pasado de dos millones de parados a más de 4,4 millones.

Noticias relacionadas