La Semana Santa zamorana ya es, oficialmente, la primera con rango Bien de Interés Cultural

Penitentes en la procesión del silencio.

La Junta aprueba en el Consejo de Gobierno la declaración de BIC del conjunto de ritos de la Semana Santa de Zamora, primera que consigue este nivel de protección en toda España. Un paso más para competir por la declaración de patrimonio inmaterial de la humanidad.

El Consejo de Gobierno ha declarado la Pasión zamorana: ritos, esencia y territorio como Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial. Atendiendo a este carácter inmaterial o intangible, se define como objeto de la declaración el conjunto de atributos que constituyen la esencia y espíritu de la Pasión zamorana, que garantizan su pervivencia y el papel activo de la sociedad y son un referente identitario de la población que lo ha impulsado.

 

‘La Pasión zamorana: ritos, esencia y territorio’ es una actividad integrante del patrimonio cultural de Castilla y León que reúne de forma singular y relevante las características exigidas para alcanzar la máxima categoría de protección prevista en la Ley de Patrimonio Cultural de Castilla y León, la categoría de BIC, en cuanto que es una actividad que forma parte del patrimonio inmaterial de la cultura popular y tradicional de la Comunidad.

 

El conjunto histórico de la Ciudad de Zamora se convierte en elemento inherente a esta expresión cultural, en escenario y marco singular para esta representación, que no podría comprenderse sin el urbanismo y arquitectura de la ciudad. La estética de la Pasión zamorana encuentra en la arquitectura de la ciudad el escenario idóneo para su puesta en escena. El trazado urbano de Zamora, con sus calles y plazas, sus construcciones históricas y el conjunto de iglesias románicas que conserva, conforman el decorado perfecto para esta representación, en la que los propios habitantes de la ciudad, junto con los visitantes, son los espectadores, actores y figurantes en este singular y relevante hecho cultural. Los recorridos, los lugares de culto o el Museo de Semana Santa, son el contexto espacial en el que se desarrolla la Pasión Zamorana, en el que se incardina la esencia, el espíritu y religiosidad de sus gentes, clave para la lectura e interpretación de la celebración.

 

La Pasión Zamorana, entendida como un sistema de alto valor patrimonial caracterizado por la interdependencia de valores tangibles e intangibles, abarca una serie de manifestaciones y rituales religiosos y festivos que constituyen el espíritu y la esencia de este hecho cultural, objeto de la presente declaración. Atendiendo a su carácter inmaterial o intangible, se define como objeto de la declaración el conjunto de atributos que constituyen la esencia y espíritu de la Pasión Zamorana, que garantizan su pervivencia y el papel activo de la sociedad y constituyen un referente identitario de la población que lo ha impulsado.

 

Por todos estos motivos, la Junta de Castilla y León ha declarado ‘La Pasión Zamorana: ritos, esencia y territorio’ como Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial. Debido a los valores que concurren en esta actividad, se considera adecuada y conveniente su declaración para la protección de este hecho cultural y para garantizar la salvaguarda y transmisión de los conocimientos, técnicas y significados para su transmisión a las generaciones futuras.