La técnica más avanzada para tratar tumores cancerígenos ya está disponible en España

Cáncer de mama (Foto: E. P.)

España estrena sus dos primeros centros de protonterapia, una tecnología que permite tratar tumores profundos de manera precisa y con menos efectos secundarios.

España va a contar con las dos primeras unidades de protonterapia, la técnica más avanzada para tratar los tumores cancerígenos. Hasta ahora, los españoles que precisaban de este tratamiento tenían que desplazarse al extranjero porque en nuestro país no había unidades, pero ahora se ponen en funcionamiento. Esta tecnología permite tratar tumores profundos de manera más precisa y selectiva, sin afectar a tejidos sanos, centrándose solo en los afectados por la enfermedad.

 

En septiembre, el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) emitía informe favorable a la primera instalación de protonterapia solicitada en España, ubicada en Madrid. El informe del CSN analiza el impacto radiológico que supone este nuevo tipo de instalaciones, incluidos los blindajes, la dosimetría, la activación de los materiales de construcción y de los equipos, y la gestión de los equipos y el personal, además de tener en cuenta referencias internacionales y la normativa aplicable a este tipo de instalaciones, entre otros.

 

La característica de los protones es que la mayoría de su energía se deposita a una profundidad bien determinada, lo que permite aprovechar sus propiedades físicas y radiobiológicas en el tratamiento de determinados tipos de cáncer, afectando mínimamente a los tejidos sanos adyacentes. La alta energía de los protones empleados conlleva la existencia de campos de radiación neutrónicos muy superiores a los de las instalaciones de radioterapia existentes hasta ahora en España.

 

Esta instalación, ubicada en Madrid, es la primera de las dos previstas en España hasta el momento de este campo médico. Además, está catalogada como instalación radiactiva de segunda categoría y consta de un sincrociclotrón, equipo que genera y acelera los protones hasta elevadas energías (entre 70 MeV y 230 MeV) y un sistema de guiado del haz generado de protones (gantry) de grandes dimensiones que dirige la radiación a la zona del paciente a tratar.

 

Hace unos meses, la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR) ha señalado que España necesitaría "un mínimo" de tres unidades de protones para resolver "las necesidades actuales para el tratamiento del cáncer y situarse al nivel de otros países de Europa". Los españoles que tienen que recibir tratamiento de protones tenían que desplazarse a otros países de Europa.

 

Ahora, España resuelve una carencia de unidades de protonterapia mientras países en el resto del continente está "muy avanzada la implantación". Así, se encuentran los casos de Alemania, con siete; Reino Unido y Holanda, con cuatro; Francia, con tres; e Italia, con dos; por cita sólo algunos de ellos. Solo España, Portugal y Grecia carecen de este tipo de equipos, ha citado Ferrer.

 

Para abundar en la necesidad de que España "cuente pronto con protonterapia para el tratamiento de cáncer", el doctor Ferrer ha precisado que hay que dar "respuesta a una población de entre 750 y 1.000 personas". Respecto al resto de tratamientos actuales, ha explicado que la protonterapia cuenta con una "mayor precisión, mejor distribución de las dosis, menor irradiación de los tejidos sanos y menor riesgo de tumores radioinducidos".