La "temeridad" de volver al trabajo el lunes: miedo a un rebrote por tener miles de personas más en la calle

Obra de la piscina cubierta de Ávila. (Foto: Archivo).

La consejera de Sanidad de Castilla y León cree que es pronto para relajar el confinamiento social y que la vuelta al trabajo de actividades no esenciales puede provocar un repunte de infectados.

La consejera de Sanidad ha sido tajante a la hora de valorar las consecuencias de la vuelta al trabajo, a partir del lunes, de muchas actividades no esenciales una vez finalizada la vigencia del permiso retribuido. Según los cálculos de la Junta, son unas 200.000 personas que empezarán a desplazarse y que pueden provocar un rebrote de la enfermedad cuando todavía no se ha pasado el primer brote. Algo que Verónica Casado no ha dudado en calificar como temeridad

 

"No, no estamos preparados para un repunte de casos. Y, sí, es una temeridad", la vuelta a la actividad el lunes, ha manifestado en la rueda de prensa diaria que ofrece. 

 

"No estamos todavía para desescalar y la incorporación de trabajadores es una desescalada, se mire como se mire. No estamos preparados y me preocuparía mucho un repunte de los casos", ha dicho la consejera, en la línea de la postura de la Junta ante el Gobierno central. Este mismo viernes el presidente regional, Alfonso Fernández Mañueco, ha pedido más medidas y prevención de cara al lunes.

 

"No podemos tener más ingresados, nuestros profesionales están ya cansados, están trabajando duro, y esto solo lo podemos frenar con cuarentena social, quedémonos en nuestras casas, y si salimos observar las medidas de higiene. No lo olviden, háganlo por salud", ha concluido.

Noticias relacionadas