La torre de la Colegiata de Toro abre al público sus vistas y su historia

La Colegiata de Toro abre este sábado a las visitas la torre del campanario tras una reforma para convertirlo en nuevo recurso turístico. Permitirá conocer la historia del monumento, el funcionamiento de su reloj, sus once campanas y las vistas sobre Toro.

La Colegiata de Santa María la Mayor de Toro abre este sábado las visitas a la torre del campanario de la iglesia, el templo más emblemático de la localidad. Fue el pasado marzo cuando se autorizó el proyecto de adecuación como espacio museístico de este lugar de la Colegiata por parte de la Comisión Territorial de Patrimonio. Desde ese momento, se han venido desarrollando los trabajos necesarios para hacer realidad este proyecto que las parroquias de Toro vienen acariciando desde hace años.

 

Con una inversión cercana a los 50.000 euros, financiada íntegramente por las parroquias, se han habilitado los tres espacios de la torre, de forma que el visitante pueda comprender mejor cómo se realizaban los trabajos de construcción de un templo como la Colegiata, así como poder descubrir las imponentes vistas de la ciudad y la vega del Duero, sin olvidar la impresionante maquinaria del reloj del siglo XVIII o las vistas del Cimborrio. El acceso estará incluido en la entrada general del templo. Concretamente los visitantes podrán acceder por la escalera de caracol, que consta de un total de 138 escalones, a las tres salas habilitadas para la exposición. 

 

El primer piso será el centro de interpretación de la construcción, situado en la antigua casa del campanero. En él se explicarán la planimetría, herramientas y oficios que intervinieron en la edificación, además de las marcas de cantero, y se podrá contemplar un vídeo explicativo. El segundo piso, con el nombre de sala del reloj, incluirá el conocimiento de la maquinaria y unas magníficas vistas del cimborrio de la Colegiata. Por último, el tercer piso, cuerpo de campanas, posibilitará ver de cerca las once campanas del templo, que comprenden desde el siglo XVII hasta el XX, y la vista panorámica de la ciudad y la vega del río Duero.

 

En el proyecto han intervenido distintos profesionales de los diferentes oficios necesarios para la rehabilitación, coordinados por el aparejador Javier Vila Tejero, y contando con el asesoramiento del arquitecto Claudio Pedrero Encabo.

 

La inauguración tendrá lugar este sábado 29 de abril a las 12 horas, y a partir de ese momento se podrá acceder al interior de la torre. Para todos los habitantes de Toro la entrada es gratuita, pero dadas las dimensiones y las dificultades de acceso, la subida a la torre sólo podrán realizarla fuera de los fines de semana y los días festivos, días en que se produce una mayor afluencia de visitantes.