La última jugada priva al MMT de sumar algo más que un punto que sabe a poco

Ceballos lanza desde el extremo. Foto: F. Oliva
Ver album

El MMT Seguros empata (25-25) con Cuenca y suma otro punto que pudieron ser dos: el conjunto zamorano lo tuvo en su mano para ganar, pero acabó defendiendo bien para empatar. Camino, Isma y la defensa, decisivos.

MMT SEGUROS - 25

CUENCA - 25

 

MMT Seguros Zamora: Miranda, Ceballos, Isma (6), Reyes (5), Andrés (3), Peli (1), Octavio (3); Camino (7), Fernando, Iñaki, Carletes, Jortos, Guille.

 

Global Caja Encantada Cuenca: Oliva, Renaud (5), Boudahir (5), Pérez, Marchán (1), Valles (3), Balaguer (6); Tolmos (1), Frade (2), López (2).

 

Parciales: 1-3, 3-7, 6-7, 10-9, 12-13, 14-15 (descanso); 15-17, 18-18, 20-22, 23-24, 25-24.

 

Árbitros: Jesús Escudero Santiuste y Jorge Escudero Santiuste. Excluyeron al local Octavio y a los visitantes Boudahir (2), Oliva, Renaud (2) y Frade.

 

Incidencias: partido disputado en el pabellón Municipal Ángel Nieto de Zamora ante 2.100 espectadores (cifra oficial). Se abrió la grada del fondo para 450 chavales de la cantera y escuelas del Balonmano Zamora. Asistieron la alcaldesa de Zamora, Rosa Valdeón, el presidente de la Diputación, Fernando Martínez Maíllo, la subdelegada del Gobierno, Clara San Damián, y representantes de los patrocinadores y colaboradores del club. En el descanso, foto de todo el club en el centro de la pista.

La última jugada del partido ha vuelto a ser decisiva de nuevo para el MMT Seguros, y esta vez por partida doble. Y si ante Puente Genil fue un error en el momento clave lo que privó a los 'pistacho' de una victoria que acariciaban, esta vez en la última posesión jugaron para ganar, pero también tuvieron la ocasión de, a la postre, defender para no perder. Con todo, la sensación es un punto que suma, pero que sabe a poco.

 

Con la sensible baja de Salinas por segundo partido consecutivo, García Valiente cambió algunos papeles para redistribuir y dosificar esfuerzos en la medida de lo posible. De nuevo Andrés hizo de pivote en ataque, supliendo al chileno, Jortos se volcó en la tarea defensiva y el polifacético Isma se multiplicaba, demostrando un gran crecimiento esta temporada. Y la cosa resultó, porque Andrés está cada vez más suelto y Jortos fue un bastión defensivo, nadie le desbordó. De Isma y Camino, sobresaliente, decir que sostuvieron al equipo de nuevo convirtiendo en goles los balones que les distribuía Octavio.

 

La aportación de Isma y Camino fue clave para levantar un mal comienzo de partido en el que nada funcionó. En diez minutos el MMT estaba cuatro goles abajo: pérdidas de balón, bloqueo en ataque, muchos errores y tiempo de ajuste en defensa. La reacción llegó mediada la primera parte con un parcial de 4-0 con Isma, Camino y la defensa como claves. Fueron los mejores minutos que dejaron paso a una alternativa constante, pero sin ventaja para nadie.

 

La segunda parte arrancó por los mismos derroteros, pero de nuevo mediado el tiempo de juego Cuenca estira la cuerda con ventajas de dos goles. El rival fue a por todas y tuvo ocasión de marcharse de tres, pero no llegó a hacerlo porque de nuevo Isma y Camino en ataque y la concentración en defensa lo evitaron. El MMT, al que intentó parar con una nueva mixta sobre Octavio, se rehizo y un gol de Diego Reyes ponía el 25-24 a cinco minutos del final.

 

Fueron los minutos de los nervios, que atenazaron por igual a los dos equipos que se jugaban mucho. Los brazos de Renaud y Boudahir, que habían martilleado la portería zamorana, se encogieron y Miranda hizo sus mejores minutos. Ninguno de los dos equipos acertaba con nada. Con 25-25 Isma tuvo una que no entró; la posesión volvió a manos de Cuenca que se topó con una enorme defensa que no supo franquear. De nuevo balón para los zamoranos. A un minuto y con superioridad por una exclusión de Boudahir el MMT recuperaba la bola para ganar. La jugada se planteó bien, con superioridad ganada por el extremo, pero cuando Camino ya la esperaba un balón de Camino para Reyes lo pierde el chileno.

 

La ocasión de ganar se había ido, pero tocaba defender el empate. Tras un tiempo muerto, 19 segundos para el final y Cuenca desperdicia la última posesión que muere en manos de Miranda que no tiene tiempo más que para lanzarla arriba sin que Camino la alcance antes que el portero rival. Final y un punto más, que suma, pero sabe a poco a pesar de que el MMT la tuvo para ganar, y también para perder.

Noticias relacionadas