La vacuna de la gripe puede salvar la vida de los pacientes con insuficiencia cardiaca

Gripe

Recibir una vacuna anual contra la gripe puede salvar la vida de los pacientes con insuficiencia cardiaca, según una nueva investigación cuyas conclusiones se detallan en un artículo publicado en la revista 'Circulation', de la Asociación Americana del Corazón.
 

La temporada de gripe generalmente comienza en otoño y se extiende hasta la primavera, con casos que a menudo alcanzan su nivel máximo durante los meses de invierno. La vacunación anual contra la gripe se considera una forma segura y de bajo costo para reducir las muertes y complicaciones relacionadas con la gripe y se recomienda de forma rutinaria para pacientes con antecedentes de enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular. Sin embargo, se sabe poco sobre el posible impacto que puede tener una simple vacuna contra la gripe en la supervivencia de los pacientes con insuficiencia cardiaca.

 

La influenza puede ser muy grave o incluso mortal para los pacientes con insuficiencia cardiaca porque estas personas a menudo tienen más de 65 años, sufren problemas de circulación y otras complicaciones de salud, y la infección puede exacerbar los síntomas de insuficiencia cardiaca. Además, se espera que la insuficiencia cardiaca aumente a lo largo de la próxima década a medida que la población envejezca, lo que destaca una mayor necesidad de brindar una mejor atención a estos pacientes.

 

En este estudio, los científicos analizaron datos sobre 134.048 pacientes con insuficiencia cardiaca recién diagnosticada durante un periodo de 12 años. Las tasas de vacunación contra la gripe oscilaron entre el 16 por ciento en 2003 y el 52 por ciento en 2015, con un máximo de un 54 por ciento en 2009.

 

REDUCCIÓN DEL 18 POR CIENTO EN EL RIESGO DE MUERTE PREMATURA

 

Entre los hallazgos de los investigadores, cabe destacar que la vacunación contra la gripe se asoció con una reducción del 18 por ciento en el riesgo de muerte prematura, incluso después de tener en cuenta otros factores, como medicamentos, otros trastornos de salud, ingresos y educación. La vacunación anual contra la gripe después de un diagnóstico de insuficiencia cardiaca se vinculó con una reducción del 19 por ciento en todas las causas y muerte cardiovascular en comparación con ninguna vacunación.

 

La frecuencia de vacunación contra la gripe era importante; recibir una vacuna contra la gripe menos de una vez al año, pero más que ninguna vacuna, se relacionó con una reducción del 13 por ciento en el riesgo de muerte por todas las causas y una reducción del 8 por ciento en el riesgo de muerte cardiovascular.

 

El tiempo importaba: hubo una mayor reducción de la muerte por causas cardiovasculares y por todas las causas cuando la vacunación se produjo antes en la temporada de gripe durante septiembre y octubre, en comparación con noviembre y diciembre.

 

El autor principal del estudio, Daniel Modin, investigador de la Universidad de Copenhague, en Dinamarca, señala que, aunque esta investigación solo analiza a pacientes con insuficiencia cardiaca recién diagnosticada, la protección de una vacuna contra la gripe probablemente beneficie a cualquier paciente con insuficiencia cardiaca.

 

"Estudios recientes han indicado que la cobertura de vacunación contra la gripe de los pacientes con insuficiencia cardiaca es inadecuada --dice Modin--. Espero que nuestro estudio pueda ayudar a que los médicos y cardiólogos que atienden a pacientes con insuficiencia cardiaca a que sean conscientes de la importancia de la vacunación contra la influenza para sus pacientes. La vacunación contra la gripe puede considerarse como un tratamiento estándar para la insuficiencia cardiaca similar a los medicamentos".