Cyl dots mini

La Virgen de la Concha no pisará el Ayuntamiento de Zamora este año

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, en la última junta de Gobierno.

La Cofradía de la Concha anuncia que no velará a la imagen en el salón de plenos tras no haber alcanzado un acuerdo con alcaldía: se negoció y había buena disposición, pero el equipo de Gobierno mantenía su intención de separar lo institucional de los actos religiosos.

El alcalde de Zamora, Francisco Guarido, ha enviado a los medios un comunicado en torno a los actos de la Virgen de la Concha. En el comunicado, el primer edil desvela las conversaciones con la cofradía y su convencimiento de que este año iba a haber acuerdo para que el Ayuntamiento de Zamora acogiera actos, pero desvestidos de connotaciones religiosas. Sin embargo, no ha habido acuerdo por un motivo en concreto: la presencia de la imagen en el salón de plenos. Al final, y por segundo año, no se velará a la virgen en el Ayuntamiento, un acto muy tradicional que la alcaldía no contempla.

 

Según el comunicado del alcalde, durante los últimos días se han mantenido diversas reuniones con la Cofradía de la Concha para llegar a un acuerdo en la celebración de los actos programados a finales de mayo en un clima "positivo y de entendimiento de ambas posiciones".

 

El Ayuntamiento quería colaborar tanto en infraestructuras como económicamente, de los actos realizados en la calle, pero con una petición: que los actos de carácter religioso no se celebraran en el interior del edificio municipal "porque entendemos que el ayuntamiento no debe significarse en asuntos religiosos, sino respetar las creencias de todos los zamoranos".

 

Por ello, el alcalde manifestó que no le parecía adecuado introducir la imagen de la Virgen en el salón de plenos para diversos actos religiosos, o exponerla en el balcón principal durante los actos en la Plaza Mayor, como ha sido costumbre hasta el pasado 2015. El Ayuntamiento sí se comprometió a apoyar con infraestructura en la Plaza Mayor y económicamente actuaciones, como en años anteriores, como la financiación de la Banda de Zamora.

 

Este punto es el que ha provocado la ruptura y este viernes, de manera sorpresiva, la directiva de la cofradía ha anunciado en un comunicado que, como ya ocurrió el año pasado, no se hará el acto de velar a la virgen en el interior del Ayuntamiento de Zamora, como era costumbre. Y que el resto de actos seguirá, no obstante, su curso. Tras las conversaciones llevadas a cabo en las últimas semanas "entre nuestro presidente, Florián Ferrero, y el alcalde de la ciudad, Francisco Guarido, se nos ha trasmitido la negativa del equipo de gobierno del Ayuntamiento a que la imagen de la santísima Virgen de la Concha acceda al interior del edificio del Ayuntamiento la víspera y el día del Corpus Christi", reza el comunicado.

 

El alcalde Guarido ha manifestado su sorpresa porque las negociación "parecía que normalizaba una situación que creemos que está en el deseo de muchos ciudadanos" y desvelaba que estaba previsto un comunicado conjunto de Cofradía y Ayuntamiento en los próximos días. "Al parecer en el día de hoy la Cofradía ha enviado un comunicado de forma unilateral. Respetamos en todo caso lo que puedan manifestar, pero no era esa la voluntad acordada por ambas partes desde el principio y sí lo era llegar a un planteamiento unitario", ha dicho en el comunicado de alcaldía.

 

Ante esta situación, el Ayuntamiento ha reiterado su postura: en el edifico municipal no se deben realizar actos de naturaleza religiosa y que todos los actos en la calle serán apoyados por el Ayuntamiento. "Nuestro convencimiento era que se había llegado a un acuerdo y así se iba a transmitir por las dos partes de forma consensuada, y en concreto por el Presidente de la Cofradía Florián Ferrero, el Alcalde y la Concejala de Cultura", añade.

 

"Reiteramos nuestra colaboración con las tradiciones zamoranas, desde el respeto a todas las creencias religiosas, que forman parte de nuestro acervo cultural, sin exclusiones y sin favoritismos. Esperamos que se entienda por parte de los miembros de la Cofradía nuestra postura, que no pretende otro objetivo más que separar los actos religiosos y políticos, con normalidad y, por supuesto, con la mano tendida a los actos que comparten tantos zamoranos y zamoranas", culmina.