Cyl dots mini

La vitola del Lechazo de Castilla y León, señal imprescindible para comprar calidad

El consejero de Agricultura visita la explotación de ganado ovino Hegradeca en Villalpando (Foto: JCYL)

Así lo asegura el consejero de la Junta, Jesús Julio Carnero, que ha visitado la explotación de ganado ovino situada en Villalpando, ocasión que ha aprovechado para ensalzar todas las marcas de calidad de la región.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, ha recomendado este martes a los consumidores que ante las próximas fiestas navideñas se fijen en la vitola de calidad de la IGP Lechazo de Castilla y León en la que está incluido también el sello de Tierra de Sabor.

 

Carnero ha destacado la responsabilidad del sector para ofrecer al consumidor "un producto de máxima calidad" y con origen en Castilla y León, fruto de un "importante trabajo" en materia de garantía de trazabilidad.

 

Jesús Julio Carnero ha realizado estas declaraciones con motivo de una visita este martes a la explotación de ganado ovino Hegradeca situada en la localidad zamorana de Villalpando, ocasión que ha aprovechado para ensalzar todas las marcas de calidad de la región.

 

Según ha explicado el titular de Agricultura y Ganadería, para garantizar que los lechazos que llevan las vitolas de la IGP y Tierra de Sabor cumplen con los requisitos existen "unos programas de control sistemáticos" a las figuras de calidad diferenciada y a los operadores autorizados para el uso de la marca Tierra de Sabor.

 

Este tipo de controles garantizan, tal y como ha señalado Carnero, el origen en Castilla y León, los condicionantes de calidad de la IGP, los pliegos de calidad con Tierra de Sabor, el correcto etiquetado, la trazabilidad, el correcto uso de los logotipos y detectan si existe publicidad engañosa.

 

La IGP Lechazo de Castilla y León es una figura de calidad reconocida desde el año 1997. Según los datos de la Junta, en el año 2018 estaban inscritas 803 explotaciones y 26 industrias. Todos los lechazos amparados por la IGP también están reconocidos por la marca de garantía Tierra de Sabor.

 

Las razas incluidas en la IGP son churra, castellana y ojalada y los ejemplares son nacidos, criados y sacrificados en Castilla y León y que cumplen las normas de la IGP. Llevan la vitola de la IGP e integrado el logotipo de Tierra de Sabor.