Las aceñas más desconocidas de Zamora, en riesgo inminente de derrumbe

Las aceñas de Gijón, las menos cuidadadas de Zamora, entran en la lista roja del patrimonio en peligro: están en riesgo de derrumbarse.

Las aceñas de Gijón, el conjunto menos conocido y cuidado de este tipo de estructura en Zamora, están en riesgo de derrumbarse. Así lo asegura la asociación Hispania Nostra que las ha incluido en su lista roja del patrimonio en peligro de desaparición, donde han sido la última incorporación de patrimonio zamorano durante este mismo verano. 

 

Se trata de un conjunto de cuatro aceñas y un puente medieval construidos sobre el curso del río Duero,  en sillería de piedra y fábrica de ladrillo. Se encuentran a un kilómetros de la ciudad de Zamora, aguas abajo. Están protegidas por varias declaraciones, aunque no son BIC. Y a pesar de su cercanía a la ciudad, es uno de los elementos del patrimonio zamorano en mayor riesgo de perderse para siempre.

 

Según Hispania Nostra, están "en mal estado de conservación, sometidas a las crecidas de río Duero, pueden derrumbarse cualquier día". El puente, que se describe como “en muy buen estado de conservación” en el año 2011 en el Plan de Urbanismo de Zamora, actualmente se encuentra con los tajamares rotos y en grave riesgo de derrumbe. La asociación asegura que unas obras de la Confederación Hidrográfica del Duero, instalando unos tubos, han perjudicado las aceñas y que la falta total de mantenimiento y la acumulación de troncos y ramas completan un negro panorama.

 

Estos molinos están en serio peligro, pero todavía hay tiempo para actuar. En las últimas elecciones, un grupo de particulares se movilizó para convender a los partidos políticos de la necesidad de trazar algún plan de conservación de las aceñas de Gijón. El problema es que son de propiedad privada y que tampoco se han completado los trámites para declararlas BIC. Por su tamaño, debieron tener una gran actividad. Hasta su desamortización, pertenecieron al Convento de la Concepción.

 

Las aceñas de Gijón son el último de los 22 monumentos que Zamora tiene en la lista roja de los que están en riesgo por su deterioro o falta de conservación. En la lista están los castillos de Castrotorafe, el de Peñausende, el de Alba de Aliste y el de Villalpando, numerosas iglesias, el convento franciscano de Villanueva de Campeán... pero también han salido de la lista algunos como la iglesia de Castroverde de Campos o el puente mayor y el Alcázar de Toro tras su rehabilitación.