Las barcas de Olivares vuelven a surcar el Duero
Cyl dots mini

Las barcas de Olivares vuelven a surcar el Duero

Las coloridas barcas que han empezado a funcionar en Olivares.

Han entrado en funcionamiento las barcas de Olivares como nueva oferta turística y de ocio relacionada con el Duero. Son gratuitas y solo hay que firmar una declaración de responsabilidad.

Esta mañana han entrado en servicio las nuevas barcas de Olivares adquiridas por el Ayuntamiento como una nueva oferta de ocio para zamoranos y turistas relacionada con el río Duero. El alcalde, Francisco Guarido, junto con el concejal de Turismo Christoph Strieder, y el arquitecto y diseñador de las embarcaciones, Pedro Lucas, han sido los primeros usuarios, antes de que algunos de los turistas que visitaban las aceñas de Olivares emprendieran el paseo por las aguas del Duero.

 

Se trata de cinco embarcaciones a remo, de madera y pintadas en vivos colores, muy parecidas a las que utilizaban antiguamente los vecinos del barrio para la pesca y moverse entre las islas que se forman en el cauce del río. Tres de las embarcaciones son de una sola quilla y respaldo alto en la parte posterior y de 3,18 m. por 1,22 m. mientras que las otras dos son de doble quilla y 4,20 m. de eslora y también 1,22 de manga, con capacidad todas ellas para tres o cuatro personas.

 

Han sido construidas en un pequeño astillero coruñés especializado en este tipo de embarcaciones y diseñadas específicamente para Zamora. Están pintadas en los colores rojo, azul, verde y blanco, con remos a juego, emulando las tonalidades preferidas por los antiguos barqueros de Olivares.

 

La iniciativa ha partido de la Concejalía de Turismo y forma parte de un programa más amplio de promoción del río Duero a su paso por la ciudad como eje desarrollo ambiental y turístico, en la misma línea de los Paseos por el Duero, las Rutas de observación de la naturaleza o la "Barca de Paso", con la que comparten embarcadero. El concejal de Turismo enumero además otras actuaciones que tiene en proyecto el Ayuntamiento, como la rehabilitación de las aceñas de Cabañales, la primera fase del paseo de Carrascal a Zamora y un embarcadero en Carrascal
donde podría ubicarse en el futuro una Escuela de Vela,
o una exposición sobre la
energía hidráulica en las aceñas de Olivares con una recreación de la historia de las
propias aceñas y la mirada puesta también hacia Portugal.

 

El objetivo es, según Strieder, "que los visitantes que bajan al Duero no se vuelvan hacia la ciudad una vez cruzado el puente de Piedra sino que ven que hay una oferta interesante relacionada con el propio río y la naturaleza que tenemos en la misma ciudad".

 

La utilización es gratuita pero los usuarios deben firmar una declaración responsable y se ponen a su disposición chalecos salvavidas, como medida de seguridad. El horario será el mismo que el de apertura de las aceñas de Olivares (de 10,30 a 14,00 y de 19,00 a 22 horas, de martes a domingo), y el periodo de utilización se ha fijado en una hora u hora y media, dependiendo de la demanda. No obstante Christoph Strieder apela a la responsabilidad de los propios usuarios ya que, en su opinión manejar una barca no es complicado pero necesita cierta experiencia.