Las carreteras secundarias de Zamora, principal objetivo de las nuevas patrullas integrales de Tráfico

La DGT centrará la vigilancia en los tramos de alta peligrosidad identificados. Las nuevas patrullas con radares portátiles están pensadas para actuar en las carreteras secundarias.

Estas vacaciones de Semana Santa van a ser, en cuestión de tráfico, las del estreno de la 'patrulla integral'. Se trata de las nuevas motocicletas de la agrupación de tráfico de la Guardia Civil en las que los agentes llevan lo necesario para hacer controles de alcoholemia y test de drogas, además del nuevo radar portátil láser. La 'patrulla integral' motorizada de la Guardia Civil empezará a funcionar en Castilla y León coincidiendo con la operación especial de Semana Santa, tal y como ha confirmado la subdelegación del Gobierno, cuando están previstos 2,17 millones de desplazamientos por carreteras de la Comunidad, un 4,3 por ciento más que el año anterior. Pero, ¿en qué carreteras de Zamora van a actuar?

 

La DGT tiene establecidos más de 1.300 tramos de elevada peligrosidad en los que ha centrado sus esfuerzos con controles y radares. Son tramos de nacionales, con especial incidencia de accidentes, o carreteras de alta capacidad con mucho tráfico. En concreto, en Zamora son 40 los tramos identificados. Siete de ellos están en las autovías que cruzan la provincia, y el resto están repartidos en carreteras secundarias. En ellos ya se está actuando con radares móviles y fijos. Este es el mapa con los tramos de la red zamorana.

 

 

Estos tramos serán el objetivo fundamental de las nuevas patrullas integrales ya que este tipo de patrullas estará orientado principalmente a la vigilancia en  carreteras convencionales, que es donde se producen ocho de cada diez accidentes. Este proyecto de patrulla integral tiene como principales objetivos actuar en tres de los factores que más inciden en la accidentalidad, realizando  controles más dinámicos, inmediatos y operativos, en cualquier momento, vehículo o carretera.

 

Además, evitará la comunicación entre los conductores de la ubicación de los controles al tratarse de controles muy dinámicos y, asimismo, aumentará la labor pedagógica de los agentes, ya que éstos procederán a la detección del vehículo infractor de tal modo que notificarán al conductor la infracción cometida en carretera. De este modo se evita la picaresca que utilizan algunos conductores de identificar a otra persona para no perder puntos de su permiso de conducción.