Las críticas por la inversión en la A-11 obligan al PP a reaccionar en una reivindicación aparcada desde 2011

Imagen de la marcha por la autovía celebrada en marzo de 2011 con la plana mayor del PP provincial al frente. Foto: PP Benavente

PSOE y Ciudadanos acusan a Martínez Maíllo de haber reivindicado la autovía desde Alcañices solo cuando no gobernaba su partido y de haber aparcado esta inversión durante décadas. El PP asume que la inversión prevista no es suficiente y compromete gestiones de su presidente para mejorar la dotación.

La dotación presupuestaria para retomar las actuaciones en los tramos de la N-122 que discurren por la provincia de Zamora, y convertirlos de una vez en autovía A-11, ha generado una importante polémica a la que no ha sido ajeno siquiera el PP, desde cuyas filas se reconoce que la partida es insuficiente. El anuncio, lejos de suponer una buena noticia, ha avivado la polémica por lo que fue una reivindicación sonora de los populares hace cuatro años y que ha estado aparcada todo este tiempo.

 

El proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2016 ha consignado una partida de 1,8 millones en total para actuar en varios tramos de la N-122 y convertirlos en A-11 a su paso por Zamora. El que más dinero recibe es el último del trayecto, el que une Alcañices con la frontera portuguesa, para el que hay 1,3 millones de euros. Sin embargo, la cantidad está destinada a financiar estudios y habrá que esperar a sucesivos ejercicios para mayores avances. La A-11 ha recibido una importante consignación de 44 millones de euros para tramos en Soria, Valladolid y Zamora, pero esto no ha dejado satisfecho a nadie. Y los primeros en expresarlo han sido parlamentarios del PP.

 

Tras el análisis del portavoz del Grupo Parlamentario 'Popular', Carlos Fernández Carriedo, que reconoció que la A-11 está entre las inversiones que llevan "mucho retraso", este miércoles lo reconocieron también los zamoranos Antonio Vázquez y Jesús Sedano, que asumieron que lo previsto no era suficiente para conseguir avances en lo que fue bandera de la reivindicación del PP.

 

 

UNA MARCHA EN EL OLVIDO

 

En marzo de 2011, los cuadros más altos del PP zamorano recorrieron andando los 22 kilómetros entre Alcañices y la frontera. Formaron parte de la expedición la vicepresidenta de las Cortes de Castilla y León, Carmen Luis; el presidente de la Diputación Provincial de Zamora, Fernando Martínez Maíllo; el alcalde de Toro, Jesús Sedano, y el secretario general del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, José Luis Ayllón, quienes cubrieron a pie la totalidad de los 22 kilómetros del trazado zamorano. Y en Trabazos se unieron a la comitiva, entre otros, la alcaldesa de Zamora, Rosa Valdeón, y el alcalde de Benavente, Saturnino Mañanes.

 

Aquel fue el punto álgido de una reivindicación histórica, la conversión de la N-122 en autovía, necesaria desde hace décadas y entonces ya con mucho retraso. Se hizo con un gobierno socialista en La Moncloa. Y aunque se ha mantenido en la recámara de las peticiones del PP zamorano, la realidad es que todos estos años no ha habido asignaciones presupuestarias relevantes, de hecho, no se ha retomado y solo el año pasado se apuntó que 2016 podría ser el año de ponerse manos a la obra. "Esperemos un poquito más para declarar la N-122 prioritaria, que no lo es, lo fue en 2011 cuando salieron a la carretera a reivindicar el desdoblamiento, pero dejó de serlo para el Gobierno del PP", le ha recordado el senador socialista José Fernández.

 

 

INVERSIÓN INSUFICIENTE

 

Sin embargo, ahora que llega la inversión se antoja a todas luces insuficiente. Los 1,8 millones son para estudios (no alcanzan para sufragar el coste de desdoblar la nacional) lo que plantea una nueva demora en la conversión justo ahora que, por desgracia, su necesidad se ha hecho patente. La N-122 alberga los cuatro tramos más peligrosos de carretera de la provincia y en uno de ellos han muerto siete personas en dos accidentes en enero y julio. 

 

Ante estos hechos, el PP ha tenido que reaccionar anunciando reuniones entre el presidente provincial del partido, Fernando Martínez Maíllo, con la ministra de Fomento para tratar el futuro de esta vía. Eso es lo que le reclaman tanto el PSOE como Ciudadanos.

 

"Para Zamora no hay inversiones ni testimoniales, y estábamos atentos a la enorme influencia que el ex presidente de la Diputación tiene ahora en Génova, pero vemos que nada", ha criticado el senador socialista José Fernández, que entiende que la N-122 dejó de ser prioritaria para el PP zamorano cuando su partido llegó al Gobierno estatal.

 

“La provincia no puede esperar como pretende el señor Maíllo a que terminen las obras del AVE, la autovía A-11 debe ser una realidad. No podemos seguir lamentando tragedias como la ocurrida esta semana”, apunta el coordinador provincial de Ciudadanos Zamora, José Antonio Requejo Boyero. "Es evidente que ni para el PP ni para su secretario de organización es urgente esta obra, por más que intenten vendernos lo contrario. Su partido la ha mantenido aparcada legislatura tras legislatura y solo se acuerdan de su necesidad cuando suceden trágicos accidentes, es entonces cuando ante la presión de la calle anuncian reuniones con ministros que, o bien nunca suceden, o bien no se materializan en nada positivo para la provincia”, ha insistido.

Noticias relacionadas