Las estafas en Internet aumentan durante el confinamiento

Las estafas por Internet aumentan durante el confinamiento.

Durante estos meses tan complicados de sobrellevar para millones de personas, en los que la imposibilidad de salir a la calle era un hecho, el consumo de trafico de internet en los hogares ha aumentado ostensiblemente.

Este tiempo ha servido para comprobar el bien de primera necesidad que es la red de redes. Actividades laborales, estudiantiles o de ocio, requerían muchas horas de conexión sin apenas latencia para poder llevar a cabo cada actuación de la mejor manera posible, ante la imposibilidad de llevar a cabo la normalidad conocida hasta el momento.

 

Esta tesitura fue aprovechada por los ciberdelicuentes para aumentar su actividad delictiva con el escudo de la red de redes, encontrándose, a priori, en el anonimato. Un reciente estudio de la empresa líder en detectar estos tipos de malas prácticas, TransUnión, analizó exhaustivamente los fraudes producidos a través de internet, observando un aumento de estas actividades delictivas. Todos estos ladrones 2.0 aprovechan la obligación del uso de internet por usuarios que no son muy asiduos a esta nueva tecnología y que pueden ser más susceptibles de picar en el anzuelo. Se cifra en un aumento del 5%, y traducido a cifra económica, son más de cien millones de euros, los que se estiman estafados.

 

Todas las actividades económicas han visto como a nivel europeo, su parcela interactiva ha crecido de manera obligada, en detrimento de acudir a su establecimiento físico. En este sentido, las visitas a estas plataformas de juegos en línea aumentaron en torno al 30% en este periodo, mientras que algunos operadores de juegos como PartyCasino han incrementado su alcance de un 60%. Sin embargo, los fraudes en este campo de diversión, únicamente supusieron el 1% del total. Síntoma de las buenas actuaciones que se llevan a cabo en el sector para garantizar la seguridad de todos los usuarios adscritos a estas plataformas.

 

A tenor de todos estos datos, las empresas de casino y apuestas en línea se han convertido en referentes para otras muchas compañías de otra naturaleza económica, en términos de seguridad y confianza. En un futuro, es seguro que gran parte de estos sistemas de preservación de los datos confidenciales de usuarios, se implanten de forma generalizada para intentar limitar al máximo las lacras a través de internet.

 

Los estafadores interactivos no tienen un único campo de actuación, ya que se reciclan en busca de la actividad en la que pueden sacar un mayor partido. La imposibilidad de poder acceder a apuestas deportivas, por la suspensión obligada por el coronavirus de todo este tipo de eventos, ha hecho que muchos usuarios no fueran muy activos en las plataformas de juego. Hecho que no pasó desapercibido para que los delincuentes dejaran de lado ese campo de actuación, para potenciar los fraudes por phishing. Es decir, aquellas actuaciones destinadas a conseguir datos personales y bancarios de miles de personas, para poder sacar partido monetario con ellos.

 

El estudio llevado a cabo por TransUnion sacó a la luz un dato preocupante: el 29% de los encuestados ha sido víctima de estafas digitales, lo que pone a las claras la necesidad de realizar un plan a nivel mundial para paliar toda esta lacra, que se ha convertido en uno de las principales estafas en todo el globo terráqueo.