Las pruebas de seguridad llevarán la puesta en servicio del tramo Zamora-Pedralba a 2019

Obras de la alta velocidad en Tábara.

Plataforma, vías y catenarias están casi listas y se terminarán antes de que acabe 2018, pero después esperan meses de pruebas de seguridad: cuando las supere se podrá poner a rodar trenes.

El Gobierno ha ratificado los plazos previstos para la finalización de las obras de la conexión de alta velocidad que recorre la provincia de Zamora. Según sus planes, las obras del tramo entre la capital y Pedralba estarán terminadas antes de que acabe 2018, y de hecho las actuaciones marchan a buen ritmo. Sin embargo, eso no significa que el tramo vaya a estar en servicio.

 

La llegada de la alta velocidad a la comarca de Sanabria está condicionada por un trámite obligatorio: las pruebas de seguridad. Las obras de la línea están muy adelantadas, y Adif va a seguir invirtiendo con fuerza para cumplir con algunas de las fechas comprometidas. El Ministerio de Fomento quiere que la línea esté terminada y en Ourense durante 2019 y que entre en servicio a finales del año que viene o a lo largo de 2020, que es la fecha más probable. Pero para ello tiene que superar las diferentes pruebas de seguridad.

 

La previsión del Gobierno es poner primero en servicio el de Zamora-Pedralba dando continuidad a los trenes, en ancho convencional, hasta Galicia con la utilización del nuevo cambiador en Pedralba. El resto de infraestructuras están listas: hay plataforma, vía tendida y catenarias puestas. Pero una vez terminada la línea, y para ponerla en servicio, tiene que superar meses de pruebas. Así que el funcionamiento de los primeros trenes no será, al menos, hasta comienzos del año que viene: dependerá del tiempo que lleven las pruebas.

 

Por lo demás, ya se conocen algunos datos más. Al completar la línea, se mejorará el tiempo de viaje hacia Galicia, pero también el del trayecto Madrid-Zamora gracias a la puesta en marcha de nuevos sistemas de seguridad que permitirán que el Alvia ruede a 250 km/h. El viaje durará entre diez y quince minutos menos: de hora y media a hora y cuarto. Cuando se abra todo el trayecto hasta Sanabria, el viaje Madrid-Ourense será casi una hora más corto. En el futuro, además, Fomento ha comprometido la implantación de nuevos trenes y más frecuencias.