Las regulaciones de los casinos en distintos países

Incremento en casinos online

Las regulaciones de los casinos varían por todo el mundo, no hay uniformidad en cuanto a los requisitos para obtener licencias y, en el caso de Europa, no se da una situación diferente. En la legislación europea, no existen leyes definidas en cuanto a los servicios de apuestas. La comunidad únicamente dicta que, independientemente de las regulaciones que establezcan, se deben respetar las libertades básicas de los jugadores.

 

Así, cada país establece leyes diferentes e, incluso dentro de estos, hay regiones que cuentan con regulaciones distintas a las de sus vecinas. De uno u otro modo, la mayoría de los Estados permiten la existencia de juegos de azar online, como es el caso de España.

 

Desde que se estableciera la Ley del Juego en 2011, los ciudadanos han tenido la posibilidad de disfrutar de casinos online como Jackpot City Casino, que cuenta con la licencia para ofrecer a los españoles diversos juegos de apuestas en los que pueden ofrecer grandes botes, todo de forma regulada y legal.

 

En otros casos, algunos países limitan los tipos de juegos que se pueden ofrecer a sus nacionales. Mientras que en algunos países se permiten todos tipos de juegos, en otros solo se permiten juegos como el póquer o juegos de casino. En otros Estados, existe un monopolio de este tipo de entretenimiento en el que, bien una única empresa posee el derecho único a explotar este tipo de servicios, o bien es un organismo público el que se encarga de ofrecer estos juegos.

 

En el caso en concreto de Reino Unido, los límites no están muy definidos. Las licencias se otorgan a las compañías sin que haya restricciones en cuanto al tipo de juego. Por su parte, Italia impidió el acceso a los juegos online hasta el 2010, año en el que la Unión Europea obligó al Estado a crear regulaciones mediante un comité gubernamental que otorga las licencias en base a dichas regulaciones para que los casinos online sean seguros y estables.

 

El caso de Alemania es algo más borroso y caótico. Concedieron licencias a muchos casinos para, un año después, revocarlas y comenzar de nuevo los procesos para examinar qué compañías cumplían los requisitos para obtenerlas.

 

Como último ejemplo, Francia únicamente otorga licencias a las compañías de apuestas de carreras de caballos, apuestas de deportes y de póquer. El proceso para concederlas es muy riguroso y estricto.

 

No existen regulaciones mundiales en cuanto a los juegos de apuestas, sino que cada país decide cuáles son los límites para obtener las licencias. No obstante, no cabe duda de que la presencia de este tipo de juegos se extiende por todo el mundo.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: