Las sinergias de la alianza Renault-Nissan crecieron un 16 % en 2016

Las acciones conjuntas generadas por la asociación franco-japonesa, han aumentado de 4.300 millones de euros en 2015 a 5.000 millones de euros en 2016.

La Alianza Renault-Nissan se encuentra en un perfecto estado de forma. Tanto es así, que la colaboración entre ambas compañías ha permitido consolidar al grupo como el tercer fabricante mundial, viendo factible la aspiración de alcanzar el liderazgo a nivel global -la adquisición del 34% de Mitsubishi por parte de Nissan viene a fortalecer dichas previsiones-.

 

Con la unión de Mitsubishi Motors, la alianza espera generar sinergias adicionales mediante compras y logística conjuntas, así como una mayor localización, la utilización conjunta de las plantas, plataformas comunes de vehículos, tecnologías compartidas y la ampliación de su presencia combinada tanto en mercados consolidados como en mercados emergentes.

 

Se espera que Mitsubishi aporte su experiencia a la alianza en áreas como la de los vehículos híbridos eléctricos enchufables, los pick-ups, los vehículos comerciales ligeros y los SUV, así como una fuerte presencia comercial reforzada en los mercados de la región ASEAN.

 

Con el claro objetivo de reducir costes de fabricación y desarrollo, la Renault-Nissan ya cuenta con una plataforma global, denominada CMF (Common Module Family), que está basada en cinco juegos de componentes primarios, o módulos, que permiten a los ingenieros intercambiar los módulos para crear cientos de variantes para la mayoría de las marcas de la alianza franco-nipona.

 

En 2020, la alianza espera que el 70% de sus vehículos sean construidos sobre la arquitectura CMF. Se espera que este enfoque contribuya a ahorrar costes en las compras hasta en un 30% y a reducir los costes de ingeniería en un 40%.

 

Por último, la producción cruzada de vehículos continúa siendo un eje principal de las sinergias de fabricación. Además, permite a Renault, Nissan y a Mitsubishi Motors fabricar vehículos en las plantas de los demás y más cerca de donde vayan a ser vendidos y, por tanto, aumentar la utilización de las plantas y por consiguiente reducir costes fijos.

Noticias relacionadas