Actualizado 02:08 CET Versión escritorio
Zamora

¡Libres! Los servicios de rescate ya han sacado de la cueva de Tailandia a los 12 niños y al entrenador

Los doce adolescentes atrapados en una cueva de Tailandia y su entrenador han sido rescatados y están a salvo.

Publicado el 10.07.2018

El contingente internacional formado por 18 miembros ha concluído con éxito su misión. El objetivo era regresar con las cinco personas que aun quedaban en su interior y y a las 13:53 horas se confirmaba la mejor de las noticias.

 

Termina el rescate de las personas atrapadas. Una pesadilla que comenzó al quedar atrapados junto a su entrenador mientras realizaban un excursión e intentaban resguardarse de las fuertes lluvias. 

 

 

Durante la arriesgadísima operación de rescate, cada niño ha estado acompañado por dos buzos, con tanques de oxígeno y máscaras de rostro entero para facilitar la respiración. La salida se hecho con tres grupos de cuatro, con un total de cuatro niños y ocho buzos por grupo. El profesor ha salido el último.

 

Todos ellos se han guiado por una cuerda a través de los vericuetos de la cueva, en especial su temida depresión en forma de "U", donde han tenido que pasar obligatoriamente en fila india porque el espacio apenas alcanza el medio metro de altura, con las bombonas por delante.

 

Los niños fueron encontrados tras diez días de angustia, fueron finalmente hallados los doce niños -con edades comprendidas entre los 11 y los 16 años-, pertenecientes a un equipo de fútbol, y su entrenador, de 26 años.

 

El drama comenzó el pasado 23 de junio cuando los trece se adentraron en una cueva situada en el bosque de Tham Luang Khunnam Nang Non, ubicado en el distrito de Mae Sai, en Tailandia. Con 10 kilómetros de longitud es una de las cuatro más largas del país. El grupo debió adentrarse en la cueva cuando comenzaron las lluvías, que la inundaron parcialmente, lo que les impidió retroceder y les obligó a permanecer en ella. Según las autoridades locales, los visitantes sólo pueden aventurarse unos 700 metros en el interior de la cueva, algo que no habría sucedido con el grupo, que habría avanzado más allá de lo permitido.

 

La falta de noticias sobre los jóvenes hizo saltar las alarmas, y hasta allí se trasladaron los equipos del rescate del país, entre ellos miembros del Ejército tailandés, a los que se fueron uniendo efectivos de otros países, como EE.UU., Japón, Australia y China, hasta superar las 1.300 personas. Tras duras jornadas de búsqueda, los equipos de rescate localizaban al grupo el pasado día 2 y desde entonces se ha estado trabajando en un rescate que ha acabado felizmente y que pasará a la historia. 

COMENTARComentarios