Llarena ahonda en la evolución de los procesos judiciales surgidos a partir de la prueba robada en la empresa

El magistrado del Supremo Pablo Llarena.
El magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha ahondado este jueves en Burgos en la evolución de los procesos judiciales surgidos a partir de la prueba robada en la empresa y ha reiterado que el principio de justificación será el que, en cada caso concreto, determine el modo de actuar.

BURGOS, 29 (EUROPA PRESS)



Llarena, quien ha pronunciado en la Casa del Cordón la conferencia 'El valor judicial de la prueba robada en la empresa', organizada por la Confederación de Asociaciones Empresariales de Burgos (FAE) en el marco de su 40 aniversario, se ha dirigido a los asistentes para explicar cuestiones relativas a la aceptación de pruebas en función del modo en que éstas se lograron y ha hecho referencia al modo de proceder de la justicia norteamericana para comprobar la evolución vivida en este ámbito.

En su discurso sobre el procedimiento penal, Pablo Llarena ha hecho un repaso sobre la regla de exclusión, basada en que la prueba conseguida a partir de una ilegalidad, y la teoría del 'árbol envenenado', consistente en una prueba obtenida de forma legal pero a través de fuentes viciadas.

En este sentido, y aludiendo la experiencia norteamericana en este sentido, ha explicado que a estas reglas de exclusión se han aplicado una serie de excepciones como la de la buena fe, la tacha y el error inocuo, en el primero de los casos, y la de la fuente independiente, la fuente independiente hipotética y la conexión atenuada, en el caso del teoría del 'árbol envenenado'.

Llarena ha explicado que referirse hoy en día a la prueba robada en la empresa también hace alusión en la actualidad al uso que se hace de las grabaciones de voz o imagen y ha repasado algunas sentencias recientes en este ámbito para ver cómo se aceptaron algunas de ellas al considerarse que, al margen de cómo se habían conseguido, existían indicios de delito.

El acto ha contado con la intervención del presidente de FAE, Miguel Ángel Benavente, quien ha comparado a Pablo Llarena con el Cid Campeador, al considerar que ambos "son burgaleses, amantes de su patria y centro de la ira de quienes desean ver una España confusa, débil y fragmentada".