Actualizado 15:03 CET Versión escritorio
Zamora

Los amigos de Kiko Rivera muy preocupados por él, cierran filas

El hijo de Isabel Pantoja se recluye en casa. 

Publicado el 14.05.2018

Kiko Rivera está pasando una temporada de cambio, nunca mejor dicho. El hijo de Isabel Pantoja y de Paquirri ha hecho un parón en su vida para recuperarse y volver con más fuerzas que nunca. A pesar, del espejo de su vida frívola, lo cierto es que Francisco Rivera Pantoja lleva mucho a sus espaldas y se ha dado cuenta de lo que más importa en esta vida, la salud y la familia.

 

A sus 34 años, Kiko Rivera es padre de familia numerosa, Francisco, hijo de su relación con la modelo Jessica Bueno, Ana y Carlota, hijas de su matrimonio con Irene Rosales y unos hijos pesan mucho para hacer balance y sopesar.

 

Así hace un par de semanas, Kiko, decidía cancelar todos sus compromisos profesionales y hacer un detox de las redes sociales haciendo desaparecer todas las fotos y vídeos subidas en su perfil. Con el fin de evitar que se pudiera especular en cuanto a su estado de salud o lo que le sucedía, Rivera Pantoja decidía dar la cara, como en muchas otras ocasiones, y contar de viva voz el parón que iba a hacer, confesando que sufría una depresión.

 

Esto no ha hecho otra cosa, que alimentar los comentarios de exactamente que le sucedía... Excesos, poco trabajo, deudas, los problemas de su madre, los problemas de su hermana Chabelita... un sinfín de comentarios son los que siempre han rodeado al niño que nació siendo famoso. 

 

Sus amigos están muy pendientes de él y así podíamos conocer en exclusiva como uno de ellos llegaba a mediodía este lunes a su casa con una bolsa de Game para hacerle estos días más llevadero a Kiko Rivera con unos videojuegos

 

El círculo más cercano al Dj ha cerrado filas en torno a la polémica, demostrando así que la situación es más seria de lo que podría parecer en un principio.

 

Tanto su prima Anabel como su amigo Rafa Mora han dado la cara en el plató de Sálvame sin pronunciarse sobre la verdadera situación de Kiko, que se encuentra recluido en su casa entre el cariño de los suyos y su gran pasión por los videojuegos.
 

COMENTARComentarios

  • #1 Curro

    15/05/2018 13:58

    La vida pasa factura y tu vida fue muy ligerita