Los diputados zamoranos no compatibilizan actividades privadas con el Congreso

Los tres representantes de la provincia en el Congreso no declaran actividades que requieran de compatibidad. La mayoría de sus colegas se dedica a dar charlas, participa como tertulianos o ejerce la abogacía.

La noticia de que los diputados del PP Vicente Martínez Pujalte y el hoy embajador Federico Trillo habían cobrado por trabajos de asesoramiento ajenos a su labor en el Congreso ha reabierto esta semana el debate sobre si los diputados pueden o no tener trabajos en la empresa privada. Lo cierto es que el 'pluriempleo' no es una realidad únicamente de los diputados del PP. De acuerdo a un análisis sobre las declaraciones de actividades de sus señorías, el 53% de ellos ha pedido permiso para realizar actividades al margen de su dedicación a la cámara, aunque el 37% de los casos son actividades no remuneradas.

 

La actividad más extendida es la de dar charlas: un 25% de sus señorías suele dar conferencias. Después está la abogacía, profesión de origen de muchos diputados y que una treintena desarrolla activamente compatibilizando despacho con Congreso. Otra veintena de diputados ejercen como directivos o administradores de distintas empresas, siete como consultores, cuatro como médicos y tres como docentes.

 

En el caso de los diputados por Zamora, ninguno de los tres actualmente en ejercicio ha pedido compatibilizar su escaño con actividad alguna. Maite Martín Pozo, con responsabilidades en el partido en Zamora en materia de organización de las elecciones, no declara actividades paralela; Funcionaria de Carrera Grupo A.1, era Jefa Territorial de Familia e Igualdad de la Junta de Castilla y León antes de acceder hace tres años a cargo político.

 

Tampoco el exalcalde Antonio Vázquez ha solicitado compatibilidad ni declara actividad privada algunos, como tampoco lo hace la diputada socialista Mar Rominguera, que al incorporarse al Congreso renunció al tiempo a su condición de concejala del Ayuntamiento de Zamora.

 

Por partidos, el PP, que es la formación que se ha mostrado más abierta a flexibilizar la posibilidad de compaginar la faceta pública con una carrera profesional en la empresa privada, es también el grupo con más diputados 'pluriempleados' en el ámbito privado. Un total de 108 diputados del grupo popular tienen permiso del Congreso para realizar actividades en el ámbito privado y 78 de ellos reciben remuneraciones, en algún grado -incluyendo dietas o gastos de trasporte-, por su trabajo.

 

Una treintena de diputados 'populares' dan cursos o intervienen como tertulianos en distintos medios de comunicación, mientras que una veintena son abogados, 14 tienen su propia empresa o son directivos en alguna compañía privada, cuatro son consultores, tres médicos y uno ingeniero y otro farmacéutico.

 

En cuanto al PSOE, cuenta con 49 diputados con permiso del Congreso para realizar actividades privadas, de los cuales 19 son remunerados de alguna forma por ello -- incluyendo dietas o gastos de trasporte--. La mayoría de los diputados socialistas que han pedido permiso al Congreso para realizar una actividad privada lo han hecho para dar cursos o colaborar en medios de comunicación. Además, cuatro ejercen como abogados y uno como médico.