Los emprendedores rurales ponen en marcha sus proyectos a través de Smart Rural

Desde el pasado mes que comenzó su andadura son varias las propuestas ya planteadas y algunas se podrían convertir en posibilidades reales de negocio. 

La agroalimentación, el turismo rural, las nuevas tecnologías y la ayuda a la dependencia son los sectores que están despuntando en el medio rural a través de los nuevos emprendedores, así se desprende del programa Smart Rural que está llevando a cabo la Diputación Provincial de Zamora a través del área de Empleo y Desarrollo Económico.

 

Esta iniciativa busca poner en marcha distintos proyectos de emprendimiento y reúne a profesionales, empresarios autónomos y jóvenes mediante presentaciones y talleres en distintos municipios.

 

Las propuestas parten de los propios habitantes del medio rural, concretamente de las comarcas donde se ha desarrollado ya la primera fase de información sobre Smart Rural, y tocan de cerca la innovación en los mencionados sectores.

 

Desde el pasado mes de mayo que comenzó su andadura, "son ya varias las propuestas de emprendimiento sobre las que se ha comenzado a trabajar y que a la larga podrían generar posibilidades reales de negocio", según han informado fuentes de la institución provincial.

 

"En estos momentos, aunque todavía el proyecto tiene abierta su primera fase de información y sesión de estímulo empresarial en las comarcas, se acometen ya los talleres en los que se darán los primeros pasos de esta programación", han señalado. El primero de ellos ha tenido lugar en Fermoselle, con una convocatoria de casi una treintena de posibles emprendedores.

 

"De estos talleres saldrán propuestas y pautas de formación en cada comarca, pero además se realizarán presentaciones en Villardeciervos el 4 de agosto próximo y en otras muchas localidades aún por concretar. En los últimos días fueron los ayuntamientos de Santibáñez de Vídriales y Villalpando los que acogieron estas sesiones iniciales, reuniendo a numerosos interesados en el emprendimiento de proyectos en las comarcas de Vidriales y Campos- Pan-Lampreana, respectivamente", han enumerado.

 

BUENA ACOGIDA

 

Las jornadas han tenido una muy buena acogida, lo que se deduce del considerable número de inscripciones de solicitud para formar parte en el proyecto Smart Rural. Los técnicos que llevan a cabo este programa, ponen de relieve que "los municipios de la provincia de Zamora se enfrentan actualmente a uno de sus mayores desafíos: ser sostenibles a largo plazo, lo que conlleva la potenciación de sus actuales estructuras productivas y la promoción de su talento".

 

Un elemento clave de estas jornadas de presentación es el que atañe al trabajo que realiza un experto en coaching, método que consiste en instruir y entrenar a personas para conseguir metas, trabajando en aspectos de desarrollo personal y potenciación del talento. La intervención dura unos 45 minutos y responde a los objetivos de refuerzo del individuo para acometer retos de emprendimiento que bien podrían ser transferidos a otras esferas de su vida.

 

Un aspecto fundamental es la coordinación de todo este trabajo con las distintas entidades que trabajan el emprendimiento. En este contexto los Grupos de Acción Local son un punto referencial de gran importancia, no sólo por su conocimiento del territorio y sus habitantes, sino porque además contribuyen de forma activa a posibilitar la realidad de estos proyectos a través de sus propios mecanismos de financiación. Otras entidades a tener en cuenta asimismo son la Cámara de Comercio, la CEOE o la ADE y la participación activa de los ayuntamientos, "que es fundamental como primera ventana a la que accede el ciudadano", han insistido desde la Diputación.

 

Respecto a los posibles modelos de trabajo cooperativo a reseñar, se cita el trabajo en cooperación o coworking, como un referente que abre importantes posibilidades a esta iniciativa de impulso y potenciación de modelos productivos rurales. Sus buenos resultados en algunos contextos rurales como el catalán, abren una ventana de esperanza hacia el futuro del estímulo empresarial rural. Gracias a esta economía colaborativa se está diseñando una nueva forma de percibir el trabajo, el tiempo libre, la competencia, el desarrollo, el crecimiento y las posibilidades reales de éxito. Para ello desde Smart Rural, se acomete el desarrollo de "ecosistemas productivos" en la segunda fase del programa, que darán paso a un proceso de formación previo a su puesta en marcha.