Los incendios de Fermoselle rozan las 3.000 hectáreas quemadas

Imagen del incendio de Fermoselle (Fotos cedidas por Goyo Fermoselle)

El primer incendio quemó 2.694 hectáreas y el segundo, iniciado a 500 metros una semana después, otras 150. Han calcinado cultivos importantes y zonas de gran valor ecológico y natural.

La oleada de fuegos que sufrió Fermoselle a finales de agosto y principios de septiembre se ha cobrado un alto precio ecológico. En total, casi 3.000 hectáreas quemadas en una zona de alto valor, con vides y encinas siendo pasto del fuego, igual que superficie del parque natural de Arribes, donde territorios de especies como el águila perdicera se han visto afectados.

 

Según el parte de incendios de la Junta de Castilla y León, en Fermoselle, el mayor de los incendios (declarado el día 26 de agosto) arrasó 2.694,16 hectáreas, 1.058,65 de ellas de superficie arbolada, 501,20 de matorral, 50,55 de pasto, 1.067,04 agrícola y otras 16,72 de otras superficies. El otro fuego, declarado a 500 metros del anterior el día 3 de septiembre, que arrasó 150,20 hectáreas, calcinó fundamentalmente 69,44 hectáreas, así como 46,01 de matorral y 34,75 de superficie arbolada. En total, casi 2.850 hectáreas. Ambos fueron declarados nivel '2' de peligrosidad por su proximidad a zonas pobladas, fueron extinguidos el día 10 de septiembre y todavía no son oficiales sus causas, aunque se sospecha que pudieron ser intencionados.

 

Por otra parte, el fuego intencionado que el pasado mes de agosto devastó la comarca leonesa de La Cabrera, en torno al municipio de Encinedo, ha calcinado 9.964,28 hectáreas y con los de Fermoselle rozan las 13.000, todo un desastre ecológico. Así consta en el último parte ofrecido por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, del total quemado en Encinedo, 3.330,59 corresponden a superfie arbolada, principalmente roble, pino, encina, chopo, abedul y sauce, mientras que 5.944,29 son matorrales y brezales, 404,56 son pastos y 284,84 hectáreas de superficie no forestal.