Cyl dots mini

Los juzgados de Zamora paran los juicios sobre el pago de los impuestos de las hipotecas

Sede de los Juzgados en Zamora.

El desconcierto provocado por el Tribunal Supremo sobre el pago de los gastos de las hipotecas afecta a las reclamaciones que ya había contra bancos en Zamora.

La incertidumbre que ha provocado el Tribunal Supremo con el cambio de criterio, y su posterior rectificación, sobre quien debe pagar los impuestos para constituir una hipoteca está teniendo un fuerte impacto en los órganos judiciales. No sólo ha sembrado la duda entre los magistrados del alto tribunal y ha provocado una ola de indignación entre consumidores y asociaciones, sino que también ha empezado a paralizar asuntos en los juzgados, también en Zamora. Un millón y medio de afectados están pendientes.

 

Desde hace años, diversas asociaciones de consumidores tienen abiertos procesos para reclamar los denominados gastos de hipoteca, los costes para constituir ante un notario la firma de un préstamo con garantía hipotecaria. La media ronda los 2.500 euros y, la mayoría, corresponde con el pago del impuesto de actos jurídicos documentados, uno de los trámites necesarios. La práctica normal es que los pagara quien firma la hipoteca. Hace tiempo que hay juicios en los que consumidores reclaman a los bancos la devolución de estos gastos porque, como ha dicho el Supremo en su última sentencia, el interesado en la constitución de la hipoteca es el banco y es la entidad, por tanto, la que debe pagar estos gastos.

 

Este lunes varios juzgados han paralizado los juicios sobre estos casos. Según 'El País', un juzgado de primera instancia de Valencia fue el primero en anunciar que frenaba los asuntos pendientes sobre esta materia debido a la "grave situación de inseguridad jurídica". Después han tomado medidas parecidas en la Audiencia Provincial de Pontevedra y en los juzgados de Zamora, San Sebastián, A Coruña y Santander, donde se han suspendido las deliberaciones ya programadas sobre esta materia. Otros jueces han optado por celebrar las vistas ya señaladas pero aplazar las sentencias hasta que el Supremo aclare su doctrina.

 

Mientras tanto, los bancos han paralizado la firma de aquellas hipotecas que estaban ya en trámites para ir al notario; en algunos casos han dejado de conceder préstamos hipotecarios para vivienda en sus sedes digitales; y en los casos que siguen adelante, obligan a los consumidores a pagar los gastos de notaría y actos jurídicos documentados.

 

Esta es la situación a la espera de que el próximo día 5 de noviembre el Tribunal Supremo se pronuncie sobre el asunto de fondo y decida si son los usuarios los que deben pagar los impuestos de las hipotecas o si, por contra, lo deben abonar los bancos, que es lo que dijo en su más reciente resolución del pasado 18 de octubre. Después vino su decisión de dar un paso atrás y dejar la decisión para dentro de unas semanas.

Noticias relacionadas