Los medicamentos que no puedes tomar si vas a conducir

Medicamentos (Foto: E. P.)

¿Sabemos qué medicamentos son incompatibles con la conducción? Esta es la lista de los que se recomienda no tomar.

A la hora de ponernos al volante, hay cosas que ya tenemos interiorizadas. El uso del cinturón o el casco, de las sillitas infantiles, la tasa '0' de alcohol... incluso la revisión del vehículo antes de iniciar un viaje o llevar al día papeles y la ITV del coche o moto, aunque sea para evitar las importantes multas que acarrean las infracciones por no cumplir con estos preceptos. Pero, ¿qué pasa con algo tan cotidiano como los medicamentos? Durante 2017 las oficinas de Farmacia vendieron 1.690,8 millones de envases de diferentes principios activos; además, el grupo terapéutico líder de ventas es el de los medicamentos para el sistema nervioso, con más de 320 millones de unidades.

 

Así que en España nos medicamos mucho, y algunos medicamentos, incluso los que no precisan receta médica, pueden disminuir su capacidad para conducir de forma segura. Los efectos más habituales son somnolencia, vértigos, visión doble o borrosa, dificultad para concentrarse, falta de coordinación... fundamentales para una conducción segura.

 

Ante esta situación, la DGT analizó en 2016 los principios activos presentes en los medicamentos que más se venden en España. Se clasificaron en cuatro categorías en función de su influencia en la conducción. Sólo en la más básica no se precisa de ningún aviso o precaución, y en el resto van desde la necesidad de leeer el prospecto a la consulta al médico de cabecera, terminando por el caso de aquellos incompatibles con la conducción. En el estudio, Tráfico analizó quince medicamentos cuyos principios activos podían afectar a la conducción y descubrió que seis de los más populares producen efectos adversos que los hacen incompatibles con la conducción.

 

Tres son benzodiapecinas (Alprazolam, Lorazepam y Lormetazepam) utilizadas principalmente en el tratamiento de trastornos del sueño y ansiedad. Y el resto son metamizol y tramadol, que se utilizan como analgésicos, y la metformina contra la diabetes. 

 

 

Los seis medicamentos con los que no podrás conducir

 

1. Metamizol Sódico

Fármaco perteneciente a la familia de las pirazolonas; es utilizado como un potente analgésico, antipirético y espasmolítico. Se utiliza para tratar dolores fuertes y fiebre. Este medicamento resulta especialmente peligroso porque de un analgésico no se suelen esperar alteraciones de la concentración y los niveles de reacción; pero está demostrado que en dosis altas (dentro de las recomendadas por el médico) sí las produce.

 

2. Lorazepam

Es un medicamento que pertecene a la familia de las benzodiacepinas de alta potencia. Sirve como ansiolítico, amnésico, sedante e hipnótico, anticonvulsivo y relajante muscular. Conducir bajos sus efectos es altamente peligroso.

 

3. Metformina

Un tratamiento muy empleado contra la diabetes, pues ayuda a controlar la cantidad de azúcar en sangre.

 

4. Tramadol

Este medicamento forma parte de la familia de los analgesicos opioides; su prospecto advierte de que su uso "puede disminuir la capacidad mental y/o física necesaria para realizar tareas potencialmente peligrosas (p.ej. conducir un coche o utilizar máquinas), especialmente al inicio del tratamiento, tras un aumento de la dosis o un cambio de formulación".

 

5. Alprazolam

Igual que el Lorazepam, el Alprazolam es una benzodiacepina que se utiliza para combatir ataues de ansiedad, de pánico, estrés... Aumenta la somnolencia y reduce la capacidad de reacción.

 

6. Lormetazepam

Su acción es similar a la del Lorazepam y el Alprazolam, pero se usa para tratamientos menos continuados. Ansiolítico, anticonvulsivo, sedante, amnésico y relajante muscular.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: