Los peligrosos Cuvillos se emplean a fondo en el quinto encierro de San Fermín

Encierro Núñez del Cuvillo en San Fermín

Encierro vistoso el séptimo de Sanfermin con toros de Núñez de Cuvillo que corrieron separados y a velocidad rápida 2' 50''.

El quinto encierro de los Sanfermines 2018 ha llegado cargado de la incertidumbre que suscitan los toros gaditanos de Núñez del Cuvillo.

 

Suena el cochete, se abren las puertas y la manada enfila la cuesta de Santo Domingo, con un toro a la derecha que mira a los corredores a su paso. En la curva de Mercaderes se vivien momentos de peligro. La manada se disgrega en la calle Estafeta. Los mozos llevan a un toro en solitario.

 

En la entrada al callejón se produce una caída. El toro también cae, pero afortunadamente sigue la carrera. Los primeros toros llegan a los dosmminutos y 15 segundos, pero un último toro se hace de rogar. En la plaza se gira hacia los corredores, hasta que logran llevarlo a los corrales. El encierro acaba a los dos minutos y 50 segundos.

 

Los de Núñez del Cuvillo an llegado a causar un gran número de heridos por asta, como en 2004 cuando cornearon a cuatro corredores, pero en otros años han corrido con limpieza, sin dejar heridos a su paso.

 

El encierro de este miércoles ha sido de una gran vistosidad con el pelaje de los morlacos. Dos de ellos son jaboneros, es decir, toros de pelaje blanquecino. Otros dos son negros mulatos. Un quinto toro es castaño y el último será negro. Respecto a los pesos, también hay variedad ya que van desde los 595 kilos del jabonero 'Guerrerita' hasta los 510 kilos de 'Andarín'.

 

El primer parte de heridos de Cruz Roja deja tres solicitudes de traslados por contusiones.

 

Esta tarde, los torearán Antonio Ferrera, quien realizó la mejor faena en la pasada feria del toro de Pamplona, Andrés Roca Rey, corneado el pasado año, y Ginés Marín, quien salió por la puerta grande el pasado año. 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: