Los planes de Gaza para irse a Coreses: nueva fábrica en 2019 y fase de traslado hasta 2020

La cooperativa se traslada al polígono Los Pinares donde levantará una nueva fábrica en la que invertirá 15 millones de euros. Evita la deslocalización y logra ampliar su capacidad de producción.

Leche Gaza trasladará su fábrica, pero se quedará en Zamora, a pocos kilómetros de la ciudad que ha acogido la factoría durante 52 años. Las instalaciones de la central lechera se moverán a una parcela situada en el término municipal de Coreses, pero a tan solo diez kilómetros de la salida de la ciudad. Así lo han decidido los socios, reunidos en una asamblea extraordinaria celebrada este viernes en Zamora.

 

Esta decisión, determinante para el futuro de la central lechera, se toma desde la conciencia de que se trata de un momento comparable al que tuvieron que afrontar hace 52 años los fundadores de Leche Gaza, cuando escogieron un lugar apartado de la ciudad para poner en marcha su proyecto. Como entonces, este cambio se realiza después de una profunda reflexión y con la intención de que sirva para sentar las bases del futuro de la empresa.

 

En cuanto a los detalles del cambio, aún quedan matices que perfilar, pero la idea de la cooperativa es que las obras puedan comenzar en la primera parte del año 2019 y que la futura fábrica pueda ponerse en marcha en septiembre. Eso sí, el traslado será paulatino y no se culminará, al menos, hasta el 2020. De hecho, la empresa está valorando la posibilidad de mantener alguna de las líneas de producción en las instalaciones actuales.

 

En lo que al presupuesto se refiere, Leche Gaza tiene previsto invertir aproximadamente quince millones de euros en la construcción de la nueva fábrica y mantener la parcela actual como bien patrimonial de la empresa de cara al futuro.

 

Además, con este movimiento, la empresa podrá estar en el entorno de un polígono industrial, un emplazamiento que sus responsables consideran más adecuado para el desarrollo futuro del proyecto. De este modo, la empresa podrá, por fin, dar respuesta al crecimiento que viene experimentando en los últimos años a nivel comercial, basado en la calidad del producto y en el trabajo en las granjas.

 

En la actualidad, la central lechera zamorana tiene capacidad para envasar 50 millones de litros de leche al año. Cuando se pongan en marcha las nuevas instalaciones, estas posibilidades se duplicarán hasta los cien, como estaba previsto inicialmente. Además, el traslado dotará a la empresa de una mayor versatilidad en sus líneas de producción.

 

 

La historia de la ampliación fallida

 

Cabe destacar que el proyecto de ampliación fue aprobado por los socios en mayo del 2016. Es decir, hace dos años y medio. Desde entonces, y tras una ampliación de capital llevada a cabo por los propios socios, el proceso para intentar ampliar la fábrica en los terrenos actuales de Zamora capital ha sido lento y engorroso.

 

A pesar de ello, desde Leche Gaza se quiere agradecer el apoyo institucional recibido, especialmente en los últimos meses, así como los responsables de la central lechera esperan seguir manteniendo la comunicación fluida con los gestores de lo público y que los trámites burocráticos vayan agilizándose en beneficio de todos.

 

También, desde la central lechera quieren expresar su gratitud hacia todos los ayuntamientos y particulares que han ofrecido terrenos a la fábrica a lo largo de este proceso y, por supuesto, remarcar su agradecimiento y cariño hacia todos los zamoranos que han mostrado interés y afecto hacia Leche Gaza en los últimos meses.

 

Por último, los responsables de la empresa aclaran que la decisión de cambiar de parcela no solo tiene que ver con una decisión estratégica para la central lechera, sino que también ha influido el espíritu zamorano y de ciudad que es inherente a la marca.  En definitiva, el traslado supone un cambio de ubicación, pero no una deslocalización. La empresa seguirá en Zamora y mantendrá intactos los valores de los que ha hecho gala durante sus 52 años de historia. La apuesta sigue siendo generar riqueza en la provincia y en Castilla y León y conservar la calidad de su leche certificada en granja para cumplir con todos los objetivos que estén por venir.