Los populares piden urgentemente un plan de recuperación económica para la ciudad y un presupuesto de reconstrucción

Sonsoles Sánchez- Reyes, junto a Mario Ayuso y Miguel Encinar. (Foto: archivo)

El Grupo Municipal Popular señala que "los abulenses necesitan que su Ayuntamiento se ponga de su lado para poder salir de esta crisis de forma rápida”.

Ante las declaraciones realizadas en el día de ayer por el alcalde en medios de comunicación, en las que descarta realizar ningún tipo de ayudas, bonificaciones y exenciones de tasas e impuestos municipales porque, de otro modo, el Ayuntamiento caería en la bancarrota, el Grupo Municipal Popular, ha pedido “sin perder tiempo un plan de recuperación económica para la ciudad y un presupuesto de reconstrucción”.

 

En opinión de Sonsoles Sánchez-Reyes, portavoz del PP en el Consistorio abulense, “es una declaración altisonante y catastrofista, al igual que cuando manifestó que el Ayuntamiento estaba en coma económico por la, a su juicio, enorme deuda, y al poco tiempo se endeudó casi cinco millones más, que le concedieron sin ningún problema, prueba de que realmente el Ayuntamiento no estaba en coma”, ha segurado.

 

Según explica Sánchez-Reyes, las circunstancias en las que se elaboró el presupuesto aprobado en diciembre de 2019 “han cambiado drásticamente”. Tal y como han expresado en anteriores ocasiones estas semanas desde el Partido Popular, “es preciso ahora eliminar partidas menos prioritarias y gastos superfluos. La previsión de gastos y de ingresos ya no se corresponde con la realidad actual. Es insostenible esperar que los abulenses puedan pagar una subida de un 8,6% del IBI”.

 

Por estos motivos, continua la portavoz, pedimos medidas reales, que vayan más allá de las palabras. El aplazamiento del cobro de los tributos y tasas municipales es algo necesario, sí, pero insuficiente porque tras la emergencia sanitaria viene una emergencia económica y, por tanto, social. Este aplazamiento tiene que venir acompañado de otras medidas económicas, como ayudas, bonificaciones y exenciones de impuestos y tasas municipales”.

 

Porque, según reconoce Sánchez-Reyes, “la gente necesita que su Ayuntamiento se ponga de su lado, para poder salir de esta crisis de forma rápida y con fuerza”, y continúa explicando que el alcalde debe ejercer su responsabilidad dentro de sus competencias municipales. “Que el Ayuntamiento pida a otras administraciones está bien, pero siempre y cuando también él haga la parte correspondiente a sus competencias. Otros ayuntamientos ya lo están haciendo. El Gobierno municipal no puede sentarse a esperar de brazos cruzados las ayudas que le lluevan desde los gobiernos central y regional”.

 

La edil popular insiste en la “necesidad vital de seguir el ejemplo de otros ayuntamientos e implementar bonificaciones y ayudas en los impuestos municipales para todos los ciudadanos afectados por la crisis de una manera u otra” y se pregunta qué va a hacer el Ayuntamiento cuando los ciudadanos o las empresas no puedan pagar “¿iniciará vías de apremio y embargará?”.

 

Sánchez-Reyes afirma que “por supuesto, lo primero es la salud, pero perder el trabajo o cerrar un negocio, además, genera graves consecuencias humanas y sociales. La situación es crítica y demanda resolver ya todas sus vertientes, la sanitaria, la social y la económica” y, concluye, “el buen gobernante se anticipa a los problemas. Aplazarlos es generar incertidumbre y agrandarlos”, finaliza la edil popular.