Los sindicatos acusan a la Junta de "mala fe" en la negociación de las 35 horas y agitan la huelga

Los representantes sindicales de CCOO, UGT y Csif en la negociación de las 35 horas.

Estudian llevar a los tribunales el incumplimiento del acuerdo firmado y critican los servicios mínimos que "obstaculizan" la huelga. Creen que la Junta ha carecido de voluntad negociadora.

UGT, CCOO y CSIF han llamado a la huelga a los empleados públicos este miércoles ante para reclamar la implantación de las 35 horas tras una negociación fallida con la Junta de Castilla y León, que aseguran que ha tenido "mala fe" y ha carecido de voluntad negociadora para aplicar esta jornada, que han recordado es una recuperación de derechos que se les quitaron con la crisis en 2012.

 

De esta forma, mantienen la huelga de 24 horas que comenzará este miércoles a las 22.00 horas, durante la cual se han convocado concentraciones ante todas las delegaciones territoriales de la Junta entre las 12.00 y las 14.00 horas.

 

Así lo han afirmado representantes de los tres sindicatos después de expresar su rechazo a la última propuesta de la Junta de aplicar las 35 horas a partir del 31 de marzo, algo de lo que los sindicatos no se fían. "No somos idiotas", ha señalado la coordinadora del Área Pública de CCOO, Ana Rosa Arribas, quien ha señalado que esa fecha sería la del "segundo incumplimiento".

 

De la misma forma se ha expresado la secretaria de Acción Sindical de CSIF, Raquel Fernández, quien ha advertido de que en la propuesta que les han enviado, que es "propuesta de acta" de la reunión mantenida este lunes, se ponen varios condicionantes y premisas que habría que cumplir, que podrían facilitar que no se volviera a cumplir.

 

En concreto, se ha referido a cuestiones que recoge la propuesta de la Junta como que se concrete el análisis con mesas técnicas que, "por sectores", promuevan un acuerdo teniendo en cuenta cuestiones como el ámbito presupuestario que la medida tendrá en cada sector, el de la organización y gestión de cada uno y el compromiso del cumplimiento de la actividad, la calidad y el horario asociado.

 

Fernández ha incidido en que no se dice que se bajarán la jornada y las horas lectivas en el caso de educación, sino que se implantaría si se cumplen los condicionantes de estabilidad presupuestaria y unos estándares de calidad, que "por primera vez" entran en la negociación y que no se sabe cómo se miden ni qué son.

 

Como ejemplo ha puesto la Consejería de Sanidad, que podría entender que no tiene presupuesto para hacerlo, que no hay médicos suficientes o que no se podría dar un buen servicio público, aunque lo haya habido con anterioridad. A ello, la responsable de CCOO ha sumado el hecho de que en la propuesta de la Junta "todos los condicionantes" dependan del Gobierno autonómico.

 

A este respecto, Ana Rosa Arribas ha incidido en que precisamente el 31 de marzo es cuando el Ministerio debería de dar datos de cumplimientos de objetivo de déficit o regla de gasto de las comunidades autónomas, algo que cree que podría no cumplirse.

 

La responsable de CCOO ve "mala fe negociadora" en la Junta, con un incumplimiento "grave" de la negociación, al igual que el secretario de Sanidad de UGT Castilla y León, Miguel Holguín, quien ha afirmado que la Junta no ha tenido "voluntad" ni ha querido negociar, mientras que los sindicatos han cedido e incluso rebasando sus "líneas rojas", lo que ha abogado a la huelga general y ha acusado a la Junta de "dilatar" esta cuestión desde el principio, "marear la perdiz" y "bombardear" el acuerdo que era "sencillo de cumplir".

 

Además, Fernández ha añadido que la diferencia no son "tres meses" como dice la Junta porque se dio una prórroga desde el 1 de octubre al 1 de noviembre y su exigencia es que se cumpla desde el 1 de enero, aunque con un margen para que a colectivos como profesores o médicos, a los que no se les podría hacer efectiva la implantación, se les buscara una compensación. "Era cumplirlo", ha aseverado.

 

La responsable de CSIF ha aclarado que "la huelga no era el fin", sino que éste era cumplir el acuerdo de la vuelta a la jornada de antes de la crisis hasta las 35 horas y la bajada de horas lectivas, algo que desde septiembre no se ha logrado. Este tiempo, ha agregado Ana Rosa Arribas, ha servido para "desenmascarar" la verdadera intención de la Junta, que era no cumplir, mientras han estado "entreteniendo" para llegar al mismo sitio donde se empezó.

 

Los sindicatos critican los cambios de argumentos del Ejecutivo autonómico, que en ocasiones ha dicho que no había dinero y otras que no era un problema de financiación o que eran "unos u otros" los que decían que no, en referencia al gobierno que comparten PP y Cs, a los que ha recordado que el día 10 se vota y la gente sabe qué partidos cumplen los acuerdos y cuáles no.

 

En este contexto, Miguel Holguín ha censurado el "flaco favor" que hacen el presidente y vicepresidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco y Francisco Igea, respectivamente, al que será el "primer gobierno" al que le hacen una huelga general los empleados públicos. "Cuando dijeron que la huelga no era el fin del mundo, quizá no, pero sí el inicio del final del gobierno bipartito que ha engañado a los empleados públicos", ha añadido.

 

El responsable de UGT ha advertido de que esto es un "punto y seguido" porque seguirán peleando con todas las "fuerzas" para recuperar una jornada que es suya y que les "hurtaron" y que considera que serviría para recuperar las plantillas que se "menguaron" en su día, para lograr una mayor calidad de los servicios, que ha sido alguno de los "stop" que preocupaba a la Junta, reducir las listas de espera o mejorar las ratio de alumnos en clase para volver a tener una mejor educación.

 

Los responsables sindicales han advertido de que sus servicios jurídicos estudian el incumplimiento del acuerdo y la posibilidad de acudir a los tribunales, al margen de que van a mantener no sólo la huelga sino también otras movilizaciones para pedir la vuelta a la jornada de 35 horas.

 

Los sindicatos se muestran convencidos de que habrá respaldo y de que se secundará el paro, frente a los datos que pueda ofrecer la Junta, que "no se creen ni ellos", ha señalado Holguín respecto a los que ofreció el Ejecutivo el 24 de octubre, cuando había convocado un paro de 2,5 horas. Así, creen que habrá un seguimiento mayoritario, aunque "los que puedan", porque han criticado unos servicios mínimos que consideran excesivos.

 

A este respecto, Ana Rosa Arribas ha advertido de que aunque "queda muy bonito" decir que hay que garantizar la atención de los servicios públicos también hay que "respetar" las leyes de rango superior como es el derecho a huelga. La responsable de CCOO ha afirmado que en sanidad los servicios mínimos son los de un día festivo, sin programar consultas ni quirófanos, y en algunos servicios hay más personal que cuando se está trabajando. "Eso es obstaculizar el derecho a la huelga", ha sentenciado.

Noticias relacionadas