Los zamoranos claman por un servicio de oncología: 4.000 quejas en un solo año por su mal funcionamiento

El Procurador del Común pide reorganizar el sistema sanitario para asegurar que se cubren las plazas necesarias: el servicio oncológico zamorano sufre falta de personal.

El Procurador del Común, Tomás Quintana, ha calificado de "hito" la presentación de quejas en materia de sanidad, que han alcanzado 4.192, aunque más de 3.900 se referían a un mismo asunto, y ha advertido de que se "percibe" como "problema" la prestación del servicio de salud "especialmente en el medio rural". Ese asunto destacado es el funcionamiento del servicio de Oncología de Zamora, que desde hace años genera miles de quejas por los cambios en citas y falta de personal. Este episodio corresponde con los meses finales de 2018 y derivó en anulación de consultas médicas ya previstas con una avalancha de quejas por parte de los usuarios.

 

Quintana, quien ha comparecido este martes en las Cortes de Castilla y León para presentar su informe correspondiente a 2018, ha señalado esta cuestión, aunque ha aclarado que gran parte de las quejas correspondientes a sanidad se refieren a una "múltiple" relativa al Servicio de Oncología de Zamora -3.984-, asunto sobre el que ha explicado que se han pronunciado este año y se incorporará en el próximo informe.

 

Precisamente la falta de personal del Servicio de Oncología de Zamora ha disparado el número de quejas registradas en el Procurador en 2018, cuando se han contabilizado 6.500 -un 67 por ciento más que en 2017- y de ellas 3.900 -el 60 por ciento- fueron relativas a las "deficiencias" en la provincia zamorana.

 

Aún teniendo en cuenta estas quejas, Quintana ha señalado la percepción de esta problemática en la prestación del servicio de salud, cuyo origen, entre otras causas, puede estar en la carencia de facultativos dispuestos a presentar sus servicios en los consultorios médicos de los pueblos. De esta forma, ha asegurado que "parece necesario" reorganizar el sistema para que "resulte atractiva la ocupación por los facultativos de las plazas a cubrir".

 

El Procurador del Común, además de las quejas de Zamora, ha explicado que se han tenido conocimiento de deficiencias en la situación del servicio público de salud que han afectado a diferentes localidades situadas en el medio rural concernientes a diferentes especialidades médicas como "por ejemplo" la asistencia pediátrica en Linares de Riofrío o Alamedilla (Salamanca).

 

También ha concretado que se han recibido quejas formuladas por pacientes de tres pequeños núcleos de población de la provincia de Ávila por tener que desplazarse para recibir el tratamiento anticoagulante ante la falta de acceso a internet por parte de los facultativos. También ha apuntado, entre otros casos que ha asegurado que no ha citado, la situación de dos poblaciones de Burgos en las que se había suspendido la asistencia sanitaria prevista con carácter periódico, de manera que los pacientes tenían que acudir a otros consultorios.