Lunes 6 de abril, el coronavirus en Castilla y León: 367 casos más, 178 altas y 63 muertos

Las personas infectadas por coronavirus ascienden a 9.116 .

Castilla y León mantiene también la tendencia a la baja, con 367 casos nuevos lo que supon un  4,1% frente al 5% del domingo. En total hay 9.116 personas afectadas. 

 

El total de altas en Castilla y León es de 1.711, después de las 178 dadas en las últimas 24 horas.

 

En ese tiempo han fallecido 63 personas lo que supone que la cifra total alcanza las 982 víctimas.  

 

Hay 2.123 hospitalizados en planta y 346 en UCI.

 

Por provincias, la mayor parte de los nuevos casos de coronavirus confirmados se registran esta vez en Segovia, con 104, y en Salamanca, con 60, seguidas de León, con 54, y de Ávila, con 53. Les siguen Valladolid, con 42; Soria, con 21; Burgos, con 18; Palencia, con 14, y Zamora, con sólo uno.

 

En total, la mayoría de los casos confirmados se registra un día más en Salamanca, con 1.719, seguida de Valladolid, con 1.445; de León, con 1.315; Segovia, con 1.252, y Burgos, con 1.003, las cinco por encima del millar. A continuación están Soria, con 824; Ávila, con 732; Palencia, con 486, y Zamora, 340.

 

Casado ha constatado a este respecto la desaceleración en el crecimiento de los casos de COVID-19 en la comunidad autónoma de Castilla y León si bien ha asegurado que no estará contenta hasta que se logre alcanzar "los cero casos" por lo que ha pedido una vez más la colaboración de la población a la que ha vuelto a rogar que mantenga la cuarentena social. "No salgan, por favor, a la calle salvo sea estrictamente necesario", ha sentenciado para advertir de que ayer, domingo, vio "demasiada gente en la calle" si bien también ha dado las gracias a todos los que hacen las cosas bien.

 

Respecto al número de fallecidos la mayor parte se sigue registrando en Salamanca, con 209, seguida en este caso de León, con 186; Valladolid, con 145; Burgos, con 113; Segovia, con 109; Ávila, con 79; Soria, con 64; Palencia, con 39, y Zamora, con 38.

 

En el caso de las altas, 498 se han computado en León, 487 en Valladolid, 402 en Salamanca, 361 en Segovia, 360 en Burgos, 225 en Ávila, 164 en Soria, 114 en Palencia y 100 en Zamora.

 

La mayor parte de los hospitalizados en unidades de críticos están en en los complejos asistenciales universitarios de Burgos y de Salamanca y en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid, todos con 53 casos, y en el Hospital Universitario Río Hortega, con 49, con 39 casos en el Complejo Asistencial Universitario de León.

 

Por su parte, en la UCI del Complejo Asistencial de Segovia hay 22 pacientes; 21 en el Complejo Asistencial de Soria; 19 en el Complejo Asistencial Universitario de Palencia; 13 en el Complejo Asistencial de Ávila y 12 en el Complejo Asistencial de Zamora con 11 casos en el Hospital El Bierzo y uno en el de Medina del Campo.

 

En los hospitales Santiago Apóstol y Santos Reyes el valor de ingresados en UCI es cero porque no disponen de esta unidad aunque, según precisa la Consejería de Sanidad, ante la excepcionalidad de la situación puede que se habiliten zonas de vigilancia estrecha para este tipo de pacientes y, en ese caso, puedan aparecer valores superiores a 0.

 

En total, la tasa de ocupación en los hospitales de Castilla y León es inferior al 70 por ciento con un 73 por ciento en el caso de las UCI ante lo que Casado ha constatado que se rebaja la presión asistencial en los hospitales de la comunidad para significar además la mejora de la situación en los de Segovia y Soria.

 

Además, en estos momentos hay 4.515 pacientes con tratamiento antiviral, 120 nuevos casos en las últimas 24 horas, y se han hecho un total de 27.270 pruebas.

 

Respecto a los profesionales afectados, hay 2.295 aislados de los que 1.678 han dado resultado positivo, cifra que aumenta cada día.

 

Finalmente, el sistema Medora alcanza los 34.296 casos entre sospechosos, posibles y confirmados, que incluyen tanto afectados leves, como moderados y graves lo que supone, un día más, que el 90 por ciento de los pacientes están controlados en sus casas por profesionales de Atención Primaria a los que Casado ha vuelto a significar por su labor de contención para evitar que colapsen los hospitales.